6 reglas para superar la temporada de comilonas

Header Dos and dont

¿Te preocupan las fiestas que se avecinan? Te has estado cuidando durante todo el año. Reservándote para esos banquetes sin fin. Pero, ahora que han llegado, no quieres perder todo lo ganado. Te da miedo pasarte tanto, que al final vayas a ser tú el que parece un pavo relleno, y que te resulte aun más difícil volver a ponerte en forma en enero.

A ver, no queremos romper tradiciones, pero eso no tiene por qué ser así. Existen medidas para minimizar los daños. O, al menos, modos para que te marques el ritmo y dejes espacio para el postre. Sigue estas sencillas reglas para disfrutar de la temporada de comilonas sin pasarte del todo.

Regla n.º1: No te reserves

Todos lo hemos hecho alguna vez. Reservarnos para el “gran acontecimiento”. Algunos nos saltamos el desayuno. Otros hacen sitio durante meses. Créenos, no es necesario. Si empiezas cualquier fiesta con el estómago vacío, corres el riesgo de comer demasiado. Pero, en realidad, lo ideal es que te quedes con una sensación de satisfacción. Así que, si vas a asistir a la comida de Acción de gracias, comienza el día con un desayuno ligero pero saciante. Si es la cena de Nochebuena, asegúrate de tomar snacks durante el día.

Regla n.º2: Haz ejercicio antes que nada

Antes de que lleguen los invitados, antes de encender el horno y que empiece la locura, regálale un workout a tu cuerpo. Pon tu metabolismo en funcionamiento. Prepárate para lo que está a punto de ocurrir. Tendrás apetito para el desayuno y te sentirás bien por haber hecho algo. Créenos: disfrutarás mucho más de la comida si te has pasado toda la mañana batallando con Aphrodite. Te habrás merecido cada bocado.

Regla n.º3: No te dejes seducir por el sofá

El sofá te parecerá tentador. El lugar ideal para descansar entre plato y plato. Pero no caigas en la tentación. El truco para disfrutar de una comida con éxito es mantener tu metabolismo en funcionamiento. Tómate un respiro y sal a pasear mientras esperas a que te sirvan la siguiente ronda.

Regla n.º4: Come de forma estratégica

No queremos que pienses demasiado en lo que vas a comer. Después de todo, son vacaciones. Pero, una vez dicho esto, es mejor elegir verduras y ensalada que carbohidratos complejos. El motivo principal es que así no estarás demasiado lleno para probar ese trozo de pastel que llevas mirando todo el día.

Regla n.º5: Intenta, por lo menos, hacer un postre saludable

Si sigues los consejos anteriores, te quedará mucho espacio para los postres. Pero no tires todo el autocontrol por la ventana. Un par de cambios pequeños pueden crear una gran diferencia. Por ejemplo, añádele canela a los postres, en vez de azúcar. Elige pastel de calabazas, en vez de chocolate. El postre estará igual de rico, pero traerá menos consecuencias.

cookies

Regla n.º6: Marca tu propio ritmo

La Nochebuena, la Navidad, la cena de Navidad de tu empresa, Nochevieja… y la lista continúa. Así que márcate un ritmo. Si puedes, sigue un plan detox un par de días después de cada comilona. Continúa entrenando y no sometas a tu cuerpo a un sobreesfuerzo innecesario pasándote ya con la primera comida.

Esta es la temporada de celebraciones. Para agradecer lo que tienes. Y recompensarte por todo lo que has logrado. Pero, recuerda que aún tienes un objetivo. Tu trayectoria continúa. Y tú tienes que decidir en qué dirección. Marca tu propio ritmo. Recompensa a tu cuerpo sensatamente. Las vacaciones son un descanso. No permitas que retrasen tu éxito.

Más recetas saludables? Obtén ahora tu Coach de Freeletics Nutrition.