Consigue tu Coach

Ejercicios de Freeletics: Squats

squat

¿Qué son las squats (sentadillas)?

Hacer squats significa alcanzar la posición de ponerse en cuclillas como si fueras a sentarte. De forma resumida esto es todo lo que debes saber sobre las squats: te sientas y te levantas una y otra vez, varias veces. Comienzas erguido, con los pies separados a la anchura de los hombros. Entonces te mueves hasta una posición acuclillada mientras mantienes la parte superior del cuerpo recta, mirando hacia adelante, manteniendo el peso en los talones y sin llevar las rodillas más allá de los dedos de los pies. Por lo tanto, el centro de gravedad cambia de delante hacia atrás. Puede que algunos recuerden las squats como las flexiones de rodillas que realizaban como calentamiento en las clases de educación física. Sin embargo, son mucho más que un ejercicio de calentamiento.

¿Qué músculos se utilizan al hacer squats?

Las squats son conocidas por ser un ejercicio para reafirmar los músculos de los glúteos. ¡Y con mucha razón! Casi no hay ningún otro ejercicio en el que los glúteos tengan que trabajar tan duro. La fuerza principal viene de los músculos del trasero. Según la versión del ejercicio que elijas, se entrena más la parte delantera o la trasera del muslo. En particular, se utilizan los cuádriceps, que se encuentran en la parte delantera del muslo, los músculos flexores de la pierna traseros y los músculos de las caderas asociados, los tres músculos de los glúteos y los dos gemelos. ¿Pero sabías que las squats también son beneficiosas para los músculos del tronco, los abdominales y los lumbares? Los músculos extensores, así como los músculos abdominales delanteros y laterales, estabilizan el movimiento y se trabajan con cada squat. Esto es de especial importancia si consideras que la coordinación, estabilidad y potencia se transfieren a toda la musculatura desde el centro del cuerpo.

Squats: quema grasas y crea músculos a la vez

Muchos subestiman los beneficios de los ejercicios de piernas porque el desarrollo muscular de la mitad inferior del cuerpo no les resulta atractivo como objetivo de entrenamiento o como enfoque estético. Pero tanto si quieres quemar grasa como ganar musculatura, ¡las squats son imprescindibles! Los músculos del trasero y de los muslos constituyen una gran parte del volumen total de nuestros músculos. Para la quema de grasa, esto significa que al ejercitar esta parte del cuerpo se consume una cantidad considerable de energía. Para crear musculatura, fortalecer este grupo de músculos implica una secreción mayor de hormonas del crecimiento que conduce a un desarrollo muscular total.

¿Las squats son peligrosas para las rodillas?

Un rumor bastante propagado es que las squats son malas para las articulaciones de las rodillas. Existen innumerables estudios que rebaten estas afirmaciones y algunos que la apoyan. El argumento en el que se respaldan dichos rumores es en que la rodilla, por su propia estructura, no está preparada para realizar el típico movimiento de la articulación. En Freeletics tenemos una posición muy clara ante esto: en nuestras vidas diarias ejercemos tensión constante y frecuente en la articulación de la rodilla, ya sea de forma ligera o provisional, inclinándose hacia un lado, con el torso recto o inclinado. Ponerse en cuclillas sin peso es parte de los movimientos básicos de la actividad motora humana. Las articulaciones tienen que ejercitarse para fortalecerse y, así, protegerse de lesiones. Es la única manera de que produzcan más líquido sinovial y de optimizar su circulación. Y no nos olvidemos de que el factor más importante para la estabilidad de una articulación es la musculatura que la rodea. Presta atención a la cantidad de veces que flexionas las rodillas o la cantidad de tensión que aplicas en ellas a diario, en tus movimientos básicos y de reposo.

Squats: la técnica es decisiva

Como en cualquier otro ejercicio, la técnica es crucial. Aunque comparadas con otros ejercicios de Freeletics, como los Climbers o las Kipping Handstand Push ups, las squats son menos complejas, pero no hay casi ningún otro ejercicio que se haga mal tan a menudo y, de hecho, esto puede llevar a graves lesiones en las articulaciones de las rodillas. Las personas con problemas en las rodillas, ya sea antes o durante un workout, o desde que empezaron con Freeletics, deben revisar su técnica y consultar a su médico.