¿Puede el ayuno darte más energía?

Header Fasting 1

Suena el despertador – está oscuro afuera. Volvemos a casa del trabajo – de nuevo está oscuro. No es de extrañar que cuando el verano termina, nosotros, los Atletas intentemos cualquier cosa y todo lo que esté en nuestras manos para mantener los niveles de energía y el rumbo. Y el siguiente punto en nuestra lista de soluciones energéticas es: el ayuno intermitente. El ayuno es un método, más conocido para ayudar a promover la pérdida de peso, pero también se dice que aumenta los niveles de energía. Así que si has estado buscando un método para vencer tanto la depresión invernal como el aumento de peso en invierno, sigue leyendo para descubrir por qué este estilo de vida podría resolver tu problema:

¿Qué significa ayuno intermitente?

El ayuno intermitente consiste en limitar la ingesta calórica (comer) a un número determinado de horas cada día. Espera… ¿limitar? ¿Solamente se puede comer durante un periodo determinado cada día? ¿Cómo puede ser eso saludable, y sobre todo, proporcionarte suficiente energía? Te vamos a contar un secreto que probablemente todavía no sabes… ya estás ayunando todos los días. Piénsalo: cuando estás dormido, ayunas y cuando estás despierto, comes. El ayuno intermitente es más o menos lo mismo, solo que hay que considerar algunas cosas más.

Con el ayuno intermitente, el periodo de comer disminuye y el periodo de ayuno aumenta. Aunque puedes determinar el periodo de ayuno que quieras, algunas dietas son más comunes que otras debido a su efectividad y a su factibilidad. El más común es el método 16/8.

¿Qué hace el ayuno para cambiar las cosas?

Las grandes preguntas son... ¿por qué ayunar y qué hace? El mayor beneficio de ayunar es que hace trabajar a tu metabolismo de forma más eficiente. Durante el periodo más largo de ayuno, el cuerpo convierte las reservas excesivas de grasa en una fuente de energía y las quema. Parece increíble, ¿verdad? ¿Quién quiere realmente tener exceso de grasa en el cuerpo?

¿Cómo funciona? Normalmente, tu organismo utiliza los hidratos de carbono como primera fuente de energía. Estos hidratos se descomponen en glucosa y se liberan en el torrente sanguíneo. Como respuesta al azúcar en sangre en las venas, el cuerpo aumenta la insulina – la síntesis de grasa y el almacenamiento de la hormona promotora. Al ayunar durante periodos más largos, privas a tu organismo de una parte sustancial de su ingesta de glucosa, que anteriormente sirvió como fuente de energía. Los niveles de glucosa disminuyen, la insulina disminuye. Esto significa que tu organismo busca otra fuente de energía y convierte la grasa quemada en energía. Así que, si puedes controlar los niveles de insulina a través de una disminución de hidratos de carbono, puedes realmente controlar y estimular de forma activa la quema de grasa.

¿Qué sucede con nuestros niveles de energía?

Aparte de la pérdida de peso, se dice que el beneficio menos conocido del ayuno intermitente es un aumento de energía. Comer varias veces durante el día significa que nuestro metabolismo pasa por ciclos de descomposición de hidratos de carbono, convirtiéndolos en azúcar en sangre. Con el tiempo, se utiliza para la energía o se almacena en las células para utilizarla más tarde. Después de que se consuma o se almacene el azúcar en sangre en el cuerpo, se reduce, obteniendo tu energía y tu rendimiento mental. Esto desencadena una “señal de hambre”, que nos hará comer… y todo el proceso comienza de nuevo. El ciclo constante de altibajos de azúcar en sangre durante todo el día estresa a nuestro metabolismo y da lugar, en general, a niveles de energía más bajos y a un rendimiento mental.

¿Cuál es la diferencia con el ayuno intermitente? Cuando se utiliza la grasa para la energía, la grasa se digiere lentamente y se debe enviar al hígado para su procesamiento (a cetonas) antes de que se pueda utilizar para la energía. Este proceso se lleva a cabo de manera constante y consistente, sin altibajos, lo que significa que tenemos más energía, nos sentimos mejor y nuestros niveles de concentración y función cognitiva también es mayor.

Niveles de energía más altos – alcanzar con más facilidad objetivos de acondicionamiento físico – ¿dónde está la trampa?

Aunque suena maravilloso, el ayuno intermitente no es para todo el mundo. Piensa en ello como un nuevo estilo de vida al que tu cuerpo tiene que adaptarse primero. Al principio es normal experimentar una pérdida de energía, hambre extrema e incluso mareos. Los beneficios aparecen solamente después de algunas semanas. Así que sé paciente y no bases tu opinión en cómo te sientes al principio. Continúa y da la oportunidad a tu cuerpo de aclimatarse a su nuevo estilo de vida. Con el tiempo, la producción de la hormona grelina, que influye en la sensación de hambre y de saciedad, disminuirá, haciendo que tengas menos hambre y más energía.

Pruébalo antes de que llegue el invierno y quédate en lo más alto sin importar qué tan oscuro, frío o triste esté allí fuera.