Convertirse en un sprinter: Los cómos, los porqués y la mejor técnica del entrenamiento de sprint

HeroImageSprint

¿Sueles quedarte sin aliento cuando haces sprints de 100 metros para coger el autobús y aún así acabas perdiéndolo? Esos días se acabaron. Una vez que hayas leído esto, conoceras la importancia de hacer sprints y las mejores técnicas para que nunca te sientas excluido, esperando a que llegue el siguiente autobús. Aquí encontrarás los cómos y los porqués del sprint de corta distancia.

Sprints: ¿de qué se trata?

Resumido: hacer sprints es correr una pequeña distancia a la máxima velocidad. Sabes que estás haciendo un sprint cuando llegas a los límites de tu capacidad física. Los beneficios de hacer sprints son numerosos. Pero lo que es más importante, mejora tu velocidad, tu fuerza explosiva y tu técnica corriendo. Correr de forma límite tiene un impacto positivo en tu organismo. Otras consecuencias deseables son un alto efecto afterburn y la liberación de hormonas del crecimiento. Estas hormonas te ayudan a quemar grasa, ganar musculatura e incrementar tu rendimiento en general. A pesar de lo corta que sea la distancia, los sprints pueden cansar mucho. Dificilmente es posible hacer varias carreras en un día sin sacrificar el rendimiento. Pero no lo dudes: es posible mejorar haciendo sprints.

¿Qué pasa dentro de tu cuerpo cuando haces un sprint?

Inicialmente, tu cuerpo entrará brevemente en una fase anaeróbica antes de pasar a una fase aeróbica. ¿Qué significa esto? Aclarémoslo: durante la primera fase, quemas más glucógeno que grasa, produces ácido láctico y trifosfato de adenosina, necesario para las contracciones musculares. Utilizas un gran número de fibras musculares para crear movimientos rápidos de alta intensidad. Incluso los atletas experimentados pueden correr en este estado solo durante 60 segundos. Por tanto, es extremadamente difícil correr la máxima distancia con una carga máxima. Con un entrenamiento regular puedes extender la primera fase y retrasar el punto en el que tus músculos tienen exceso de ácido y se cansan. Tu cuerpo se volverá más resistente y sobrellevará más fácilmente este tipo de estrés. Tendrás mejor rendimiento durante más tiempo.

Sprint

Cómo convertirse en sprinter: la técnica es clave

Tu técnica determina tu fuerza explosiva mientras corres. Así es cómo tienes que hacerlo: aumenta la velocidad los primeros metros. Asegúrate de que tu postura es curvada y tus pasos son pequeños. A medida que avances, tus pasos tienen que hacerse más rápidos, más poderosos y largos. Al mismo tiempo, tu contacto con el suelo será más reducido. Después de la fase de aceleración inicial, endereza tu cuerpo y corre tan rápido como puedas. No pierdas nunca de vista tu técnica. La técnica es la clave: especialmente cuando estás a una sola fracción de segundo de superar tu PB.

Nunca aceleres la recuperación

El entrenamiento de alta intensidad requiere regeneración. Puede que te apetezca hacer en seguida tu siguiente sprint y dar lo mejor de ti de nuevo, pero es mejor que esperes un tiempo adicional y solo entonces, intentarlo con más fuerza todavía. Esto es porque tus músculos están en una situación extrema. Van a máxima velocidad desde el primer al último segundo. Es un cáculo simple: cuanto más energía fluya, más tiempo de recuperación necesitas. Si continúas entrenando tus músculos experimentan pequeños daños y micro traumas imperceptibles. A medida que te sientes fatigado, tu técnica empeora y puedes llegar a presionar demasiado tus articulaciones. Con muchas repeticiones y muy pocos descansos, tus músculos se negarán a trabajar y tendrás el riesgo de lesionarte. Como en todos los workouts, es mejor calidad que cantidad.

¿Cómo incorporar sprints en tu entrenamiento?

Los sprints pueden integrarse fácilmente en tu rutina de running, por ejemplo, al final de tu entrenamiento. Por supuesto, puedes hacer workouts que consistan en hacer sprints, si esa es tu meta. Te recomendamos correr las distancias de los workouts de nuestra aplicación Freeletics Running u obtener el Coach para recibir workouts de sprints a tu medida. No te contengas más y libera tu máximo potencial: hoy es el día en el que te convertirás en un sprinter. Así que átate los cordones, acércate a la próxima pista de atletismo y acepta el reto.