En rodajas, congelada y troceada: 3 maneras refrescantes de disfrutar la sandía

Header Watermelon

¿Qué hay que no te encante de la sandía? Además de su alta cantidad de vitaminas y su baja cantidad en calorías, la sandía es un 92% de agua y puede usarse como remedio natural para el dolor muscular – es el refrigerio perfecto después de un agotador workout de verano. ¿Estás listo comer sandía? En honor al Día Internacional de la sandía, aquí te mostramos 3 recetas para mantenerte dulce y fresquito.

En rodajas – pizza de sandía

¿La sandía y la pizza en la misma frase? ¡¿Qué más se puede pedir?! Además, con solo unos pocos ingredientes, esta receta es muy sencilla de preparar y hace que sea el perfecto plato de acompañamiento o aperitivo para cualquier comida de verano.

Necesitarás:

4 porciones

  • 1 rodaja de sandía, cortar unos 2,5 cm (1 pulgada) de grosor de la parte más ancha.
  • 250g de queso feta desmenuzado
  • 1 puñado de hojas de menta
  • ½ cucharada de balsámico

Instrucciones:

  1. Cortar la parte más ancha de una sandía entera por la mitad. Colocar la parte plana hacia abajo en una tabla de cortar y cortar 2 rodajas de unos 2,5 cm de grosor de cada mitad. Cortar cada rodaja en cuñas triangulares.
  2. Colocar las rodajas en un plato grande redondo como una pizza, desmenuzar el queso feta en la parte superior de las rodajas y echar un chorrito de balsámico. Para terminar, rociar con hojas de menta.

Helado – granizado de sandía

Todo el mundo sabe que un picnic de verano no es un picnic sin una sandía. Pero si pensaste que estaría mejor servida en rodajas, entonces, está claro que no la has probado triturada. Sin azúcares añadidos y con mucho hielo. Rendirás el doble entrenando cada vez que tomes este súper granizado como refrigerio.

Necesitarás:

Para 2 granizados

  • 800g cubos de sandía
  • zumo de 2 limas enteras
  • 200ml de agua

Instrucciones:

  1. Cortar la sandía en cubos (sin la corteza) y colocarlos en una lámina de hornear galletas de metal. Congelar durante al menos 1 hora.
  2. Mezclar los cubos de sandía helados, el zumo de lima y agua para batir hasta conseguir la consistencia deseada. Todo lo que queda por hacer es meterlo en tu bolsa de deporte y ¡a disfrutar después del entrenamiento!

En dados – Ensalada de sandía a la parrilla

Podría estar entre los primeros de la lista líder de los snacks de verano, pero hay una manera de comer sandía que todavía no has tenido en cuenta: en una ensalada. Exacto, la sandía se merece el centro de atención en la mesa de la cena, y nosotros tenemos una receta para demostrarlo.

Necesitarás:

4 porciones

  • 2 rodajas de sandía grandes, cortar cada una en 4 triángulos
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • ½ cucharadita de sal y pimienta
  • 2 cucharadas de miel
  • 400g de tomates uva cortados en cuartos
  • 200g de mozarella fresca, cortada en rodajas
  • hojas de albahaca fresca, al gusto
  • balsámico para rociar

Instrucciones:

  1. Precalentar la parrilla a fuego medio. Untar ambos lados de cada triángulo de sandía con aceite de oliva y condimentar con sal y pimienta. Rociar con un poco de miel sobre cada triángulo y colocarlos en la parrilla. Asar cada lado durante unos 2 minutos en la parrilla. Como alternativa, puedes hacerlos de manera fácil en la cocina a fuego medio-bajo, cocinando durante 5-7 minutos cada lado.
  2. Cortar 2 triángulos de sandía en cubos y colocarlos en un plato, después poner tomates, mozzarella y hojas de albahaca. Rociar con balsámico, listo para servir y disfrutar.

¿Lo has probado? Déjanos un comentario más abajo y cuéntanos lo que piensas. No olvides poner en tus fotos de comida el hashtag #FreeleticsNutrition. ¡Disfruta!