Consigue tu Coach

¡Piensa rápido! Cómo mejorar tu tiempo de reacción

Reactions

En el deporte, el tiempo de reacción es una habilidad que a menudo se pasa por alto. Se trata simplemente de lo rápido que un Atleta puede responder a un estímulo. Por ejemplo: el inicio de un sprint en Running, devolver un servicio en tenis o esquivar un puñetazo en boxeo. Pero esa no es su única utilidad. Un tiempo de reacción rápido es necesario en casi todos los deportes y en el día a día. Y lo bueno es que se trata de una capacidad que se puede mejorar.

Así que si tropiezas a menudo cuando sales a correr o nunca atrapas la pelota en los deportes de equipo, continúa leyendo para obtener más información sobre el tiempo de reacción, cómo evoluciona y lo que puedes hacer para mejorarlo.

Conceptos básicos

Entonces, ¿qué es el tiempo de reacción? Nuestras reacciones están determinadas y controladas por el sistema nervioso: el sistema nervioso central (formado por la médula espinal y el cerebro) y el sistema nervioso periférico (nervios que no forman parte de la médula espinal o el cerebro).

Cuando el cuerpo detecta un estímulo al que debe reaccionar, los sensores visuales (los ojos) envían una señal al cerebro a través de las neuronas. Luego, el sistema nervioso central procesa estas señales y toma una decisión. A continuación, la señal del cerebro pasa a través de las neuronas motoras eferentes a los músculos para que estos ejecuten la orden. Todo esto sucede casi instantáneamente.

Reacciones y reflejos

¿Hay alguna diferencia entre reacción y reflejo? En pocas palabras, sí. Mientras que las reacciones nos permiten responder a todo tipo de estímulos, los reflejos están específicamente diseñados para protegernos de los peligros. Como necesitan procesarse más rápido que una reacción real, las señales pasan directamente a través de la médula espinal sin involucrar al cerebro. En cambio, nuestras reacciones primero necesitan ser procesadas en el cerebro.

Cómo mejorar tu tiempo de reacción

Las reacciones rápidas no solo son útiles para los sprinters; ser capaz de reaccionar rápidamente a los estímulos es una habilidad útil para muchos deportes y actividades. Y la buena noticia es que es una fortaleza que puedes mejorar. Aquí tienes tres formas de hacerlo:

  1. Sprints después de la señal Consigue un amigo o compañero de entrenamiento para que te ayude a practicar sprints después de una señal explosiva. Asegúrate de que los intervalos sean irregulares para poner realmente a prueba tus reacciones. Con el tiempo, tu cuerpo aprenderá a procesar más rápido los estímulos.
  2. Entrenamiento de la técnica Cuando practicas ejercicios lentamente, tu cuerpo se acostumbra a los movimientos y los recuerda. De esta manera, cuando los hagas con rapidez, tu cerebro y tu cuerpo ya los conocerán, por lo que ni siquiera tendrás que pensar, solo reaccionar.
  3. Pliometría Ser explosivo es importante para una buena capacidad de reacción. Los ejercicios pliométricos como los Squat Jumps y los Split Lunges llevan a los músculos a ejercer fuerza máxima lo más rápido posible, lo que ayuda a desarrollar la potencia y la fuerza explosiva.
  4. Correr en el bosque Correr en un terreno irregular es una forma efectiva de entrenar el cerebro para que reaccione rápidamente a los obstáculos. Con ramas, piedras y un suelo irregular, tu cuerpo se verá obligado a procesar las señales más rápido, lo que acelerará tus reacciones.

Resumanos

La velocidad de reacción es una habilidad crucial, aunque a menudo se pasa por alto. Sea cual sea el deporte que practicas, tu nivel de forma física o tu edad, mejorar los tiempos de reacción puede tener innumerables ventajas. Incluye una de estas cuatro estrategias en tu entrenamiento y comprueba los beneficios.