Consigue tu Coach

Plan de entrenamiento para las tareas domésticas

Plan de entrenamiento para las tareas domésticas

Tiempo libre... ¿Qué es eso? Cuando la vida es un ciclo continuo de trabajo, estudio, llevar a los niños al entrenamiento de fútbol o hacer las tareas de casa, puede ser difícil encontrar tiempo para nosotros y para nuestra rutina de entrenamiento. Como resultado, acabamos volviéndonos impacientes y perezosos. ¿La solución? 1 palabra: multitarea. Aquí tienes 3 situaciones en las que la mayoría de las personas ven una tarea diaria aburrida, mientras que un Atleta Libre ve una oportunidad para entrenar:

Sube las escaleras con ganas

Cambia el chip: intenta ver las tareas "molestas" como oportunidades y desafíos. Por ejemplo, en lugar de "tener que" subir las escaleras hasta casa todos los días, piensa que es más una ventaja que un inconveniente. Subir un tramo de escaleras se puede convertir en un mini entrenamiento. Sube haciendo un sprint un día, céntrate en contraer el trasero en todo el recorrido, juega a entrenar la coordinación haciendo Split Lunges o simplemente sube de dos en dos los escalones y realiza un lunge cuando llegues arriba. También puedes subir saltando con una pierna o, si realmente quieres trabajar los glúteos, realiza un Squat Jump en cada escalón. Pero recuerda siempre en centrarte en la técnica y en la postura sin poner demasiada presión en las articulaciones. Sigue nuestro consejo: haz esto con regularidad y sentirás la misma quemazón y verás los mismos resultados después que con una sesión de entrenamiento efectiva. Nada de escaleras mecánicas. #NoExcuses

Entrena mientras haces la compra

Normalmente hacer la compra el sábado por la mañana quita tiempo para entrenar. Si ese es tu caso, entonces tenemos buenas noticias para ti: puedes recuperarlo sin tener que pasar hambre durante la semana. Todo lo que necesitas hacer es dejar el coche en casa, equilibrar el peso de los artículos comprados en dos bolsas y ponerte en marcha. También puedes añadir los siguientes ejercicios para sacar más partido a la compra:

  1. Encoge varias veces los hombros: tan solo tienes que extender los brazos manteniéndolos cerca del cuerpo. Luego, sosteniendo una bolsa de la compra en cada mano, eleva los hombros tan alto como puedas mientras mantienes los brazos rectos y extendidos en todo momento. Mantén la contracción durante unos segundos, suelta y repite el mismo movimiento.
  2. Utiliza las bolsas para practicar una serie de Bicep Curls antes de vaciarlas. Todo lo que necesitas es sostener cada bolsa (mejor utilizar bolsas reutilizables que bolsas de plástico en este ejercicio para evitar que se rompan) con las palmas mirando hacia arriba, mantén los codos cerca del torso e intenta mantener la parte superior de los brazos lo más quieta posible mientras levantas las bolsas hacia los hombros al ejercitar los bíceps.

Y ya está, conseguido: el tiempo que necesitas para llevar la compra a casa se ha convertido en un mini workout.

¿La cocina o el lugar de entrenamiento?

A algunas personas les encanta pasar el tiempo en la cocina, otras lo detestan. De cualquier manera, todos tenemos que comer, por lo que no es malo encontrar soluciones para que el tiempo que pasamos en la cocina sea efectivo, independientemente de si es mucho o poco. Te contamos cómo conseguirlo:

  1. ¿Por qué desperdiciar el tiempo esperando a que la comida se caliente cuando podrías estar haciendo Elevated Split Lunges? Todo lo que necesitas es un taburete de cocina, idealmente no más alto que las rodillas. Colócate de espaldas al taburete, estira el pie izquierdo hacia atrás para que se apoye sobre el taburete y mantén el pie derecho enfrente en el suelo. La parte superior del cuerpo debe estar en posición vertical y los hombros hacia atrás. Ahora, dobla la rodilla derecha en 90º hasta que la rodilla izquierda toque el suelo, como si hicieras un lunge normal. Vuelve a la posición inicial estirando la rodilla derecha de nuevo. Realiza algunas repeticiones antes de cambiar de lado.
  2. ¿No te gusta lavar los platos? Entonces hagamos que resulte interesante convirtiendo esta molesta tarea obligatoria en una sesión efectiva de entrenamiento de gemelos. Solo tienes que hacer algunos Calf Raises mientras estás lavando los platos. Puedes llevar a cabo muchas repeticiones en diferentes series o mantener el gemelo arriba durante unos segundos antes de volver abajo sobre los talones. No necesitas más equipamiento, solamente tú, tus gemelos y bueno... el fregadero.

No es siempre fácil encontrar tiempo "libre". Pero con la mentalidad correcta y algunos cambios en tu rutina diaria, es fácil estar activo. Tan solo recuerda, estos trucos no deberían reemplazar tus workouts semanales, intenta que estos sean inamovibles.