El enfoque holístico del alpinismo

Header 1

Para una generación que pasa la mayor parte del tiempo sentada enfrente del ordenador o yendo a la oficina, viajar a las montañas o pasar un día al aire libre en la naturaleza es también una oportunidad para escaparse y relajarse. Se convierte en una especie de terapia, obligando a nuestras mentes hiperactivas a detenerse y disfrutar del momento.

Pero antes de ir fuera, concéntrate en lo que sucede dentro, ya que se trata de algo más que de una simple preparación física. Para beneficiarte realmente de lo que te ofrece el aire libre, necesitas considerar el enfoque holístico del sueño, de la alimentación y de la regeneración. Esto es lo que te sugerimos.

Dormir: el descanso adecuado te prepara para las horas de alto rendimiento al aire libre.

Todo empieza el día anterior. Ya sea senderismo, esquí o alpinismo, dormir es ese factor subestimado capaz de marcar la diferencia. La combinación de movimiento continuo, gasto energético y frío debilita el sistema inmune y hace que el cuerpo esté más propenso a las infecciones. Por lo tanto, es importante dormir bien por la noche, ya que es tu arma secreta para protegerte de virus y bacterias. Los científicos afirman que el cuerpo puede producir más células defensivas para protegerse de invasores como virus y bacterias. Además, dormir tiene un gran impacto en el equilibrio hormonal y en los procesos que influyen en la formación de anticuerpos.

Mientras dormimos, el cerebro libera hormonas del crecimiento para estimular el desarrollo de los tejidos y la reparación muscular. Los músculos también se abastecen de oxígeno y de nutrientes para favorecer estos procesos y mejorar el rendimiento. En los deportes al aire libre tener la mente clara es tan importante como estar en buena forma física. El sueño limpia el cerebro de proteínas tóxicas (beta-amiloide) y fortalece las neuronas, lo que mejora los niveles de concentración.

Alimentación: la dieta al aire libre

Ya a una edad temprana, nos damos cuenta de que el aire fresco nos abre el apetito. Da igual que haga frío o calor, el cuerpo tiene que trabajar constantemente para mantener la temperatura estable y al hacerlo, se queman más calorías. Ahora imagina cómo aumentan las ganas de comer cuando pasamos todo el día al aire libre, quemando grandes cantidades de energía haciendo senderismo o esquiando. Así es: tu aventura al aire libre necesita una mejora nutricional. Los alimentos energéticos con una mezcla de hidratos de carbono, grasas y proteínas son clave para subir y bajar cualquier montaña. Tu dieta debería incluir mucho pescado, carne, queso y productos integrales. Rellena tus reservas de energía la noche anterior con una ensalada de pasta, y si quieres obtener más proteínas, puedes añadir carne o pescado. Como el día será largo, necesitarás llevar contigo snacks nutritivos. Llena la mochila con frutos secos, huevos cocidos, bananos (plátanos) y alimentos integrales o barritas energéticas caseras. El pan de banano de la aplicación Freeletics Nutrition combina fructosa e hidratos de carbono de una manera deliciosa, saludable y eficiente. Y por supuesto, no te olvides de beber suficiente agua. Así evitas deshidratarte y sufrir dolores de cabeza por el exceso de transpiración.

Regeneración: resucitar al cuerpo

No es raro sentirse completamente agotado después de una aventura al aire libre. No te alarmes, ¡no es malo! Te sentirás cansado, hambriento, dolorido e incluso algo indispuesto. Como hemos comentado antes, el sistema inmune puede debilitarse, por lo que es importante entrar en calor, comer una gran cantidad de alimentos que fortalecen el sistema inmune y evitar consumir alcohol. Cuando vuelvas a casa, cuida tus músculos con estiramientos suaves y utiliza el foam rolling. El Foam rolling puede ser un poco incómodo, pero te ayudará a prevenir el dolor muscular del día siguiente y a soltar cualquier rigidez muscular. Te recomendamos también que te des un baño caliente para relajar los músculos y aprovechar ese momento para volver a visitar los lugares increíbles de tu aventura y recordar las impresionantes vistas que capturaste en tu mente durante el camino.