Consigue tu Coach

El ejercicio y las hormonas

Training hormones header CUT

Los resultados del entrenamiento regular y focalizado pueden ser extraordinarios. Antes de que lo imagines, podrías verte más delgado, más ágil y en mejor forma. No obstante, hay muchos procesos ocurriendo en el interior de nuestro cuerpo cuando nos ejercitamos. Las hormonas y el ejercicio tienen una relación compleja pero fascinante. La especialista Sarah Schunter nos comparte las nociones básicas.

Entrenar activa las hormonas

Mientras usas tus músculos durante, e incluso después del ejercicio, se secretan una gran diversidad de hormonas que afectan a todo tu cuerpo. Las hormonas controlan distintas rutas metabólicas, necesarias para la producción de energía, el desarrollo muscular y la reducción de grasa. Las principales hormonas involucradas en el ejercicio físico son:

Adrenalina y Noradrenalina

Estas dos hormonas pertenecen a un grupo llamado catecolaminas y se producen en la médula suprarrenal. Cualquiera que haya vivido situaciones de estrés sabe exactamente cómo se siente la liberación de adrenalina: una vez que se ha secretado al torrente sanguíneo, el ritmo cardiaco y la presión sanguínea aumentan. En su función como hormonas del estrés (desencadenando reacciones de "defensa o huida") suministran energía rápida mediante la metabolización de grasas (lipólisis) así como de la liberación y biosíntesis de glucosa lo que incrementa el nivel de glucosa en sangre. Durante el ejercicio, esto proporciona energía a los músculos.

Cortisol

El cortisol es la principal hormona esteroide que actúa como un desencadenante de rutas catabólicas para proporcionar compuestos de alta energía, por ejemplo, durante el ejercicio. El cortisol detona la producción de glucosa, actúa en el metabolismo de la grasa promoviendo el efecto lipolítico de la adrenalina y la noradrenalina y regula el catabolismo proteico.

Los niveles de cortisol en nuestra sangre varían durante el día. Su valor más alto se alcanza por la mañana, ya que el cuerpo carece de energía. Sin embargo, al levantarnos debemos estar activos, por lo que necesitamos la energía que nos proporcionará la glucosa.

Hormonas de la felicidad

Las hormonas conocidas como "hormonas de la felicidad" suelen ser producidas durante el ejercicio: dopamina y serotonina, endorfina y encefalina así como los endocannabinoides contribuyen en las sensaciones de bienestar y euforia actuando como neurotransmisores en nuestro cerebro. Se secretan especialmente durante el entrenamiento de resistencia; la "euforia del corredor" (conocida en inglés como "runner's high") ocurre principalmente durante las carreras de larga distancia.

Testosterona

Además de su función como hormona sexual masculina, la testosterona es responsable de la formación de músculo, huesos más firmes y cabello más fuerte. Dependiendo de la edad, el estado físico y la intensidad del entrenamiento, los niveles de testosterona aumentan de 15 minutos a una hora después de entrenar. Aunque ambos sexos producen testosterona, los hombres producen significativamente más (de ahí que les sea más fácil desarrollar músculo).

Péptido YY (PYY)

Esta hormona consta de 36 aminoácidos y es secretada por las células endocrinas que se encuentran en el intestino delgado distal. La liberación de PYY es principalmente inducida por las grasas en el periodo posprandial (después de comer). La hormona actúa en las regiones cerebrales que son responsables del apetito y del hambre. Esto explica que estemos menos hambrientos tras ejercitarnos y que nos saciemos más rápido después de comer. Los estudios han demostrado que el entrenamiento de resistencia incrementa considerablemente los niveles de PYY.

Recapitulemos:

Para poder sacar el máximo rendimiento a tu plan de entrenamiento, es importante saber cómo influye en tu equilibrio hormonal. Es evidente que los sistemas nervioso y muscular desempeñan un papel importante en los resultados de tu entrenamiento, pero a menudo se suele ignorar la importancia de las hormonas.