Una guía para dormir bien – parte 3: Crear un ambiente de sueño

Header SleepyEnvironmentMorning

¿Te has despertado alguna vez durante la noche debido a los vecinos ruidosos, al ruido de la calle, a los ronquidos de alguien o porque hace demasiado calor en la habitación? No hay nada más molesto que cuando algo perturba tu sueño sagrado. Especialmente cuando estás soñando sobre un workout o cuando estás a punto de conseguir un PB. El secreto está en crear un ambiente relajado que te hará permanecer en un sueño profundo sin importar cuán ruidoso, caliente o molesto sea tu entorno. Aquí te contamos cómo:

Luz

La melatonina, la “hormona de la oscuridad”, que ayuda a regular los ciclos del sueño y la vigilia, se libera en la oscuridad y se oculta con la luz. Por eso deberías intentar tener la habitación lo más oscura posible durante la noche, sin olvidar la luz de los aparatos electrónicos. Si hay demasiada luz, hay más posibilidad de que te despiertes durante la noche y aumente el estado de alerta.

Superficie de descanso

En lo que se refiere a los elementos fundamentales de la cama, hay que considerar muchas cosas:

  • Asegúrate de tener un colchón cómodo, que se adapte a tus necesidades. Echa un vistazo y descubre lo duros y blandos que pueden llegar a ser los colchones y lo difícil que es encontrar el perfecto para ti.
  • También tener una almohada adecuada es un factor importante para conseguir una buena calidad de sueño, ya que existen muchos tipos.
  • Si te despiertas con mucho calor o frío durante la noche, quizás es hora de invertir en una buena colcha. Lo mejor es un edredón que regule la temperatura del cuerpo, y recuerda tener siempre uno más grueso para el invierno.
  • Elige la funda del edredón o las sábanas cuidadosamente. No mires solo las que te parezcan bonitas. Merece la pena pagar un poco más de dinero y tener un material de mejor calidad que tenga sea suave para la piel.
  • Un buen olor también contribuye a disfrutar de un buen sueño. Utiliza un detergente que tenga un aroma fresco y no olvides cambiar las sábanas de la cama con regularidad. Es muy importante, especialmente para la piel.

Todos estos factores cambian de una persona a otra, mira qué es lo que mejor funciona para ti e invierte un poco de tiempo y de dinero en adecuar tu dormitorio.

Ruido

En las primeras etapas de nuestro sueño, incluso el más mínimo ruido puede despertarnos. Con suerte, cuando entramos en un sueño más profundo, es más difícil que nos perturben el sueño. Aún así, para garantizar una buena noche de sueño, trata de eliminar los ruidos más silenciosos que te rodean antes de ir a la cama. Por ejemplo, una televisión en modo de espera, el ruido de la nevera, o el grifo que gotea. Sería buena idea cerrar todas las puertas o incluso usar tapones para los oídos.

Cama = Dormir

Evita hacer otras actividades como ver la televisión o trabajar en la cama. Tu cuerpo debería asociarla solo con el sueño. Utiliza otra habitación o siéntate en el sofá para realizar estas actividades y ve solo a la cama cuando estés listo para pulsar el botón de apagado e ir a dormir.

Temperatura

Cada quien tiene su propia preferencia en cuanto a la temperatura en el dormitorio. A algunos les gusta asarse del calor, otros necesitan tener la ventana abierta, incluso durante el invierno. Eso depende totalmente de la persona. Sin embargo, recomendamos tener una temperatura entre 16ºc y 20ºc. Temperaturas más altas pueden perturbar el sueño.

Pijamas

Al igual que necesitas un equipo para entrenar, necesitas un equipo adecuado para dormir e indicar a tu cuerpo de que es hora de relajarse y de dormir. Mucho más que una simple camiseta elegida al azar, la ropa para dormir debe ser suave, oler bien y que coincida con el clima, por ejemplo, ponerse manga larga/pantalones largos cuando haga más frío.

Ha llegado la hora de dar las buenas noches. Disfruta.