Creación de hábitos: Cuidado con estos 3 interruptores de hábitos

Header habit3 20161201 bw Bettina

Hasta ahora hemos repasado las 3 fases de crear un hábito, te contamos la importancia de los hábitos claves y develamos la verdad que se esconde detrás de la teoría de creación de hábitos en 21 días. Si has seguido nuestros pasos, a estas alturas deberías estar trabajando duro, centrándote en pequeños cambios todos los días y poco a poco entrando en una rutina.

Sin embargo, la creación de buenos hábitos es un proceso continuo. No importa como estés “en el proceso”, es importante que estés preparado para los contratiempos e interrupciones que podrían desviarte potencialmente del camino. No permitas que tu rutina se pare. Observa estas situaciones y evita pasar semanas recuperando la forma cuando vuelvas a la normalidad.

Interrupciones

Los cambios en tu plan diario, como una enfermedad o las vacaciones, pueden ser un obstáculo. Si pusieran en peligro tu progreso en el entrenamiento, lo mejor que puedes hacer es intentar mantener tu rutina diaria lo más normal posible. Incluso si una lesión o una enfermedad te impiden entrenar, pon la alarma a la misma hora por la mañana, levántate, y haz lo que puedas para mantener el curso de tu rutina. Estar de vacaciones no significa que tengas que parar. En cambio, haz las cosas más despacio. Una carrera lenta en la playa por la mañana, una sesión de estiramiento antes de ir a la cama o ir a la sección de frutas frescas en el buffet, en vez de ir a la zona de repostería, como puedes ver, existen maneras de seguir manteniendo tu hábito, incluso cuando estás mental y físicamente en otro lugar.

Intenta no entrar en pánico o desmotivarte. A veces estas interrupciones son una bendición disfrazada. Míralo como una oportunidad para tomar un merecido descanso y permite que tu cuerpo se recupere y vuelva el doble de fuerte.

Decepción

Todo el mundo experimenta decepción y desánimo. Incluso los Atletas de categoría mundial. Los días que no alcanzas un PB. Cuando te sientes débil y no te gusta lo que ves en el espejo. Quizás has sido muy constante y te has centrado mucho, pero el comentario de alguien sobre tu aumento de peso te ha hecho pensar que esto no funciona y el trabajo duro no vale la pena. Recuerda, este contratiempo es solo temporal. Lo más probable es que tengas que esforzarte más duro durante estos periodos de decepción para mantenerte por el buen camino. Pero es como una ola que tienes que surfear. Mientras te mantengas arriba y no abandones, volverás a adentrarte en el proceso. Los malos comentarios son normalmente un signo de celos. No hay muchas personas que tengan la fuerza de voluntad que tú tienes. Recuérdalo.

Arrogancia

¿Has oído hablar del “instinto asesino”? Se trata de la capacidad de mantener la concentración, la compostura y el autocontrol cuando las cosas van bien. A menudo los Atletas dejan escapar un estado de ánimo positivo debido a un exceso de confianza. Esto puede dar lugar a que los buenos hábitos mentales sean reemplazados por malos y pueden hacerte un perezoso. La confianza es creer en ti mismo y en tus habilidades para continuar en tu mejor momento. La arrogancia llega cuando crees que ya lo tienes hecho. Que eres el especial y por lo tanto no tienes que esforzarte al máximo. Cuando eres un arrogante, los estándares caen. Empiezas a saltarte el entrenamiento porque piensas que has hecho suficiente. No permitas que esto suceda. Por supuesto que tienes que estar orgulloso de ti mismo, pero cree siempre que se puede lograr mucho más.

Desafortunadamente los buenos hábitos no son tan sencillos como lavarse los dientes. Debes estar preparado para enfrentarte con esfuerzo y con voluntad para ganar la batalla. Pero estos pequeños cambios son el primer paso para alcanzar grandes logros en la vida. Ponte manos a la obra y recoge los frutos más tarde.

Buena suerte en tu aventura de creación de hábitos. Recuerda, puedes volver a nuestra serie de creación de hábitos cuando tu fuerza de voluntad se encuentre baja o te sientas fuera del plan. Existe una buena razón por la que estás haciendo esto. Aférrate a esa razón.