5 tipos de carne bajas en grasa para hacer una gran parrillada

Header 2

La carne llena tu estómago y da energía a tus músculos. Si eres un amante de las parrilladas, probablemente hayas probado de todo: salchichas, costillas, bacón, solomillo, e incluso oreja de cerdo crujiente. Pero ¿sabes cuales de tus exquisiteces para la parrillada son realmente comida saludable? Hemos echado un vistazo a todas para descubrir cuáles son los tipos de carne a la parrilla bajos en grasa. Aquí están nuestros cinco consejos para una comida a la parrilla súper saludable y muy sabrosa.

Pechuga de pollo sin piel

100 g contiene 0.7 g de grasa, 102 calorías y 20 g de proteínas

Nuestro consejo: la pechuga de pollo puede resultar fabulosa en la parrilla, tan solo lleva un poco de tiempo aprender a que no se quede seca o dura. Por lo tanto, te recomendamos cortar la pechuga en varios trozos para que se hagan en menos tiempo. Da la vuelta y echa aceite a la carne cada dos minutos. Debería estar lista tras seis minutos a fuego medio. Echa un poco de romero y zumo de limón antes de servirlo.

Pechuga de pavo

100 g contiene 1.1 g de grasa, 103 calorías y 22 g de proteínas

Nuestro consejo: solomillos, chuletas y pechugas deshuesadas de pavo son cortes perfectos para la parrilla. Una pechuga de pavo es muy fácil para asar en la parrilla si sabes cómo hacerlo. Hay que escabechar la pechuga con especias rojas de barbacoa y asarla sobre carbón caliente. Dale la vuelta pasados dos minutos, vuelve a darle la vuelta y échale aceite después de otros dos minutos, y luego déjala en la parrilla durante otros dos y tres minutos. La pechuga tiene que estar bien hecha, pero asada a la parrilla durante poco tiempo. Córtala gruesa en diagonal y decórala con hojas fritas de salvia y un limón partido por la mitad.

Filete de cerdo

100 g contiene 2.1 g de grasa, 105 calorías y 20 g de proteínas

Nuestro consejo: el filete de cerdo es un músculo vago y por lo tanto es delgado y tierno. Corta al solomillo cualquier parte grasa y con piel blanca que veas. Córtalo en medallones grandes, sazónalos y ponlos en el asador. Necesitan unos seis minutos a alta temperatura. De manera alternativa, puedes asar en la parrilla el filete en una pieza durante unos 20 minutos a fuego medio. Déjalo reposar durante 10 minutos antes de servirlo.

Filete de cordero

100 g contiene 3.4 g de grasa, 110 calorías y 20 g de proteínas

Nuestro consejo: el filete de cuello de cordero es una carne excelente y asequible. Echa unas hierbas al filete y déjalo macerar al menos durante una hora, idealmente durante la noche. Puedes echar un vistazo a nuestra publicación sobre los mejores escabeches para barbacoas e inspirarte un poco. El filete tarde unos 20 minutos a fuego medio. Tiene que estar poco hecho. Echa aceite en las partes hechas a la parrilla y échales hierbas. Corta en diagonal y listo para servir.

Filete de ternera

100 g contiene 3.5 g de grasa, 117 calorías y 20 g de proteínas

Nuestro consejo: la ternera es muy delgada y tierna. Cuando vayas a hacer una parrillada, deberías comprar cortes de paleta, costillas o solomillo. Estos cortes aguantan el calor intenso de la parrilla. La paleta es el corte más barato. Trocea el filete en partes grandes, déjales asentarse durante un minuto. Hacer filetes bien hechos lleva unos 20 minutos a fuego medio. Mientras que los filetes medios solo necesitan ocho minutos a alta temperatura. Sirve mantequilla de hierbas o ajo con los filetes.

Enciende el fuego y sigue nuestros consejos para la siguiente parrillada. Con estos movimientos secretos, puedes disfrutar de cada una de las barbacoas sin ganar peso durante el verano. #ReadyForSummer #MasterTheFlame