No te resfríes después del entrenamiento

Header Postworkoutchills 693x250 freeletics Blog2

**Sentir escalofríos después de entrenar en invierno es comprensible. Pero, ¿has pensado alguna vez por qué puedes seguir sintiéndolos en verano? La razón es que resfriarse después del entrenamiento no depende del tiempo o de la temperatura exterior. Una vez que terminas de entrenar, la producción de calor disminuye inmediatamente, pero continúas sudando mientras pierdes calor. Esto afecta a tu temperatura interna y te enfrías. Algunos antes y otros más tarde. Depende de tu forma corporal. Lo bueno es que puedes prevenir esos resfriados siguiendo estos consejos: **

Ponte varias capas

Con la ropa adecuada puedes prevenir resfriados durante y después del entrenamiento. Utiliza el método de la “cebolla” y ponte muchas capas. De esta manera puedes ir quitándote capas en cuanto entres en calor, pero también ponértelas de nuevo cuando hayas terminado de entrenar. Confía en nosotros, incluso si todavía sientes que tienes calor y estás sudoroso después del entrenamiento, la clave está en ponerse ropa seca para evitar la hipotermia.

Nuestro consejo: Elije prendas que se sequen rápido y lleva una chaqueta cortavientos encima de las capas cuando haga frío.

Enfriar para entrar en calor

Realizar ejercicios de enfriamiento después de entrenar evita que la temperatura corporal no disminuya tan rápidamente. En cuanto hayas terminado el workout, continúa haciendo ejercicio de 5 a 10 minutos para reducir la intensidad y utilizar un ritmo más lento para calmar el cuerpo y dejar que el ritmo cardíaco vuelva a la normalidad. Hacer esto regulará la circulación sanguínea y bajará la temperatura corporal de manera gradual, así que lo más probable es que tengas menos escalofríos. Recuerda que estirar después, reduce el dolor muscular y el riesgo de lesiones.

Hidratación

Beber suficiente antes de entrenar puede marcar una gran diferencia sobre cómo puedas sentirte después del entrenamiento. Es fundamental a la hora de regular la temperatura corporal. La deshidratación puede derivar a tener resfriados, náuseas, mareos y calambres. No importa el calor que haga.

También, recuerda restaurar la pérdida de agua después de entrenar. Agua caliente con limón y jengibre es siempre una buena idea para calentar por dentro.

Azúcar en sangre

Tener un nivel bajo de azúcar en sangre después de entrenar puede también hacer que te resfríes después del entrenamiento. Especialmente, los carbohidratos de bajo índice glucémico son importantes para mantener estable el azúcar en sangre y prevenir la hipoglucemia después de entrenar. Asimismo el sobreentrenamiento puede llevarte a niveles bajos de azúcar en sangre. Por esa razón es importante tomarse en serio los días de descanso para que el cuerpo se recupere.

Una ducha caliente

Si no te has cambiado todavía de ropa en el lugar de entrenamiento, lo primero que hay que hacer al llegar a casa es quitarse la ropa húmeda de entrenamiento. Esa ropa sudada puede influir en la temperatura corporal más de lo que piensas. Así que date una ducha o un baño caliente para relajar los músculos y calentar el cuerpo.

postworkout chills