¿Por qué necesito calentar antes de correr?

DSC 5256 Andrej Ellie desat copy

Los movimientos repentinos y bruscos, como los sprints, estimulan los músculos en gran medida, pero estos deben estar preparados para poder procesar dichos estímulos eficazmente y para soportar el esfuerzo que conlleva este estallido de ejercicios de alta intensidad. Y es fácil de conseguir gracias al calentamiento previo. Pero, ¿por qué es tan importante calentar, y cuándo hemos terminado de calentar?

¿Cómo hago el calentamiento?

Antes de las carreras rápidas y los workouts de carreras, es importante preparar los músculos corriendo suavemente durante 15 minutos. Un par de Jumping Jacks también prepararán tus músculos para el entrenamiento. Pero debes hacer ambos ejercicios a un ritmo lento, no a la misma velocidad con la que entrenarías en un workout. Esto no solo te ayudará a prepararte mentalmente para el reto que tienes por delante, sino que, además, hará que aumente tu temperatura corporal, aportando así a tu cuerpo hasta cuatro veces más nutrientes y oxígeno de lo normal. Los ligamentos y los tendones se vuelven más elásticos, y el sistema nervioso se activa, lo cual suaviza la interacción entre tus músculos y la hace más efectiva. Esta es una preparación óptima para el entrenamiento de carreras.

¿Cómo puedo mantenerme en forma durante los descansos?

Los descansos están integrados en los workouts en forma de tiempo para recuperarte. Durante los workouts rápidos, puedes quedarte de pie, andar, trotar o sentarte brevemente. No obstante, es importante que recuerdes que, cuando baja la temperatura, es mejor continuar moviéndote que dejar que disminuya tu temperatura corporal. Correr durante los descansos en los workouts moderados también está bien, pero deberías hacerlo a un ritmo mucho más lento que en los intervalos. Los principiantes siempre deberían andar durante los descansos, ya que sus tendones, nervios y ligamentos no están acostumbrados aún al esfuerzo de correr. Andar durante los descansos ayudará a evitar que se sobrecarguen, especialmente al principio, evitando así el riesgo de lesiones en el futuro. Un paseo enérgico es lo mejor, ya que mantiene elevado el ritmo cardíaco, pero también es importante conservar la energía antes de largos periodos de gran esfuerzo.

Como al correr se usa casi el 70% de los músculos del cuerpo, es importante asegurarse de que están preparados para periodos de gran esfuerzo. Esto es especialmente cierto para los principiantes, ya que sus músculos no están aún acostumbrados a la alta intensidad de este entrenamiento. Un precalentamiento adecuado contribuirá a reducir los dolores musculares tras el entrenamiento, así como a aumentar la flexibilidad y la movilidad.