Nutrición: El arma secreta para curar tu lesión

Header Nut injury iStock 000076356417 Medium

O nos enfrentamos al peligro y continuamos entrenanando, pero empeorándolo aun más. Así que ¿qué hay que hacer? En nuestro especial sobre lesiones en dos partes, te vamos a explicar qué hacer en lo referente al entrenamiento y la alimentación para que tu proceso de curación sea lo más rápido e indoloro posible. Aquí descubrirás cuál es la mejor alimentación para luchar contra el dolor y curar tu lesión.

Tu cuerpo está hecho para curarse desde dentro hacia fuera. Lo que muchos no tienen en cuenta es que lo que ingieren desempeña un gran papel. Come bien y acelerarás todo el proceso de curación. Come mal y puede ser que te encuentres tirado en el sofá durante mucho más tiempo.

Pero, antes que nada, ¡no hagas dieta!

Si tu objetivo antes de lesionarte era perder peso, ¿deberías comer menos para mantenerte ahora que no entrenas? La respuesta es fácil: no. Nunca.

Tu cuerpo necesita las calorías suficientes para funcionar en los mejores momentos. De esta forma, cuando esté luchando por volver a ponerse en forma, va a necesitarlas aun más. Si quieres volver a entrenar, tu meta principal debería ser mantener tu consumo de calorías para mantener los músculos y la fuerza. Si el descanso parece que va a durar únicamente 1 o 2 semanas, ¿por qué no ibas a comer un poco más? ¡Puedes permitírtelo! Recuerda que la comida sana y nutritiva es combustible para tu cuerpo. Su objetivo principal es fortalecerte.

Si no estás entrenando y, a la vez, reduces tu consumo de calorías, es probable que, en vez de mantener los músculos y la fuerza, tu cuerpo empiece a quemar músculos, y, en vez de quemar grasa, perderá energía. Por este motivo, la dieta podría incluso retrasar tu curación. Sin músculos, no hay PB.

Mantén el peso y ayuda a que tu cuerpo se cure consumiendo los siguientes alimentos:

Proteínas… y muchas

steak with grilled vegetables

Proteínas es lo único que necesitas si quieres mantener tus músculos a la vez que pierdes grasa. Así que es importante que comas más proteínas de lo normal durante una lesión. Claro que no estás entrenando los músculos, pero, aun así, el consumo de proteínas debe seguir a los niveles necesarios para mantenerlos si tampoco están fortaleciéndose. Al igual que esto, las proteínas son una forma eficaz de ayudar a curar rápidamente cualquier herida. Al ser un Atleta Libre, ya conocerás más fuentes buenas de proteínas. Pero, por si acaso, siempre es mejor incluir huevos, ternera, aves, pescado, leche, queso y yogures entre tus platos favoritos.

Vitamina C

Berries

La vitamina C desempeña un papel muy importante a la hora del proceso de curación de la piel, el tejido de las heridas, los tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. Así que, si te han operado recientemente, la vitamina C te ayudará a sustituir tejido conectivo, curar tu herida y volver al campo de entrenamiento en muy poco tiempo. Las mejores fuentes de vitamina C para la mayoría de lesiones, son bayas, kiwi, pimientos y brécoles.

Ácidos grasos omega-3

Salmon

Según estudios realizados recientemente, los alimentos altos en ácidos grasos omega-3 tienen como resultado articulaciones más sanas, y una reducción de la inflamación producida por las lesiones. Reducir las inflamaciones e hinchazones de una lesión reducirá también el dolor que podrías estar sufriendo. Así que abastécete de salmón, nueces y semillas de lino para lograr recuperarte rápidamente con menos dolores.

Zinc

Nuts

El zinc no solo fortalece tu sistema inmunitario y, por tanto, evita que enfermes o que te contagies de una infección, sino que también es importante a la hora de curar cualquier lesión. Los alimentos altos en zinc como las nueces, las semillas y el pollo ayudarán a tu cuerpo a usar las grasas y las proteínas ya incluidas en tu dieta para reparar el tejido lesionado. Y como cada tejido de tu cuerpo contiene zinc, es muy útil en el proceso de curación de todas las lesiones.

¿Quieres descubrir las normas sobre el entrenamiento y las lesiones? Sigue leyendo en el Blog oficial de Freeletics.

Claro que a nadie le gusta estar lesionado. Pero, si sigues alimentando tu cuerpo con el combustible adecuado y con la cantidad adecuada, podrás volver a darlo todo en muy poco tiempo. No pierdas el impulso. Intenta no desmotivarte. Considéralo una oportunidad perfecta para que tu cuerpo se cure, tus baterías se recarguen y tu mente recupere el enfoque. Todo el mundo se lesiona. A un Atleta Libre le sirve para volver fortalecido.