Nuestras acciones hablan más alto que nuestras palabras. Actúa ya.

WeSPEAKAction

Dentro de 20 años, nadie recordará lo que dijo y se enorgullecerá de ello. Por el contrario, lo que hacemos impregna nuestras vidas y prevalece para siempre. Ahora es el momento de poner mente y actitud donde la boca. Aquí te explicamos cómo aprender nuestro idioma y dejar que tus acciones hablen por sí solas.

Sé más fuerte que las excusas

Puedes culpar al clima, esperar a que pase la tormenta o decir que lo vas a hacer cuando deje de llover. Pero, seamos sinceros: eso no va a llevarte a ninguna parte. Tienes que salir bajo la lluvia y aprender a disfrutar de la tormenta.

Atrévete a apuntar más alto

Si solo empiezas las frases con “¿y si…?”, “imagínate que” o “algún día”, eso será lo único que puedas recordar. Tienes que dar el salto al vacío. Escalar la montaña más alta. Escoger el carril más rápido. Si aspiras a lo inalcanzable, algún día lo conseguirás.

No dejes pasar el éxito

Un sueño seguirá siendo un sueño si no actúas para alcanzarlo. En cuanto lo haces, se convierte en un objetivo. Así que, si te llaman soñador, que lo hagan. Tú no eres el que está durmiendo.

Define tu futuro

Es fácil decir que tienes mala suerte. Que nunca tuviste una oportunidad en la vida por tus circunstancias o por tu mala genética. Lo que no es fácil es darle la vuelta a esa situación, empezar desde cero ganarte el mérito. ¡Pero cómo vale la pena!

Haz que el fracaso te tenga miedo

Si pudieras hablar con el fracaso, ¿qué le dirías? ¿Le darías las gracias por esa segunda oportunidad para mejorarlo todo? ¿Le enfrentarías y le dirías que no tienes miedo? El fracaso no escuchará tus palabras. Cada vez que fracases, deberás levantarte y demostrar que tienes lo que hace falta para hacerlo mejor.

Sé un team player

Todos dicen que trabajan bien en equipo. Pero solo los comprometidos lo hacen de verdad. Tienes que mostrar tu apoyo. No pares cuando hayas terminado. Continúa hasta que tu compañero haya terminado. No celebres tu PB, sino el esfuerzo de todo el equipo. Si aprendes una habilidad, comparte esos conocimientos. Un Atleta Libre nunca es “yo”. Siempre es “nosotros”.