Guía para dormir bien parte 1: Acabar con los malos hábitos antes de dormir

Header shutterstock 512457340

Está claro que dormir lo suficiente es importante para nuestro bienestar físico, mental, emocional y espiritual. Los malos durmientes dirán que es fácil de decir pero difícil de hacer. Pero no es necesariamente así. La buena noticia es que el sueño es algo que podemos mejorar nosotros mismos. En esta guía para dormir dividida en 3 partes, descubrirás todo lo que necesitas saber para dormir mejor. En primer lugar, descubramos tus hábitos poco saludables antes de ir a la cama y nuestros consejos sobre cómo acabar con ellos.

Duerme, no navegues por internet

Por muchas razones, nuestro smartphone es la primera cosa que vemos por la mañana y la última cosa que vemos por la noche. ¿Eres de esas personas que “echas un último vistazo” antes de ir a dormir y acabas viendo de arriba abajo y durante horas Instagram? Entonces es hora de deshacerse de este hábito y mantener tu smartphone tan lejos como puedas de la cama. También, la luz azul que proyectan los aparatos electrónicos, inhibe la melatonina, una hormona responsable de regular los ciclos del sueño, y se dice que incide de manera perjudicial en el sueño. En su lugar, apaga el móvil y coloca un despertador tradicional y prueba uno de esos que despiertan con luz.

No beber antes de dormir

Algunas personas creen que beber algo de alcohol antes de ir a dormir es una buena manera de conciliar el sueño. Es verdad que el alcohol puede relajar, pero definitivamente no ayuda a dormir. No importa cuánto bebas, puede que obtengas un sueño más reforzado al principio, pero después el alcohol por la noche altera el sueño y afecta a tu calidad de sueño de manera significante. Y no vamos a explicarte todos los otros efectos negativos que genera el alcohol en nuestra salud. Si necesitas una bebida para calmarte, entonces bebe una taza de té de menta o una infusión.

Establecer una hora para ir a dormir

Si crees que leer es una buena actividad para ti antes de ir a dormir, entonces hazlo. Pero intenta evitar thrillers o libros y películas que tengan demasiada emoción antes de ir a la cama. Harán que tu mente se acelere, lo cual puede afectarte a conciliar un sueño relajado. Asegúrate de establecer una hora límite para que no termines de leer muy tarde o ver un episodio tras episodio hasta las 3 de la mañana.

Deshazte de la lista de cosas que hacer antes de ir a la cama

¿No consigues ir pronto a la cama? ¿Demasiadas cosas que hacer en tu lista? ¿Te gustaría tener más horas al día? El problema no es la falta de tiempo, el problema está en tu gestión de tiempo. Primero, mide tu tiempo analizándolo. Escribe lo que haces desde el momento que llegas a casa hasta que te vas a la cama. ¿Hay cosas que puedes eliminar o volver a planificar? ¿Te has pasado el tiempo enganchado a las redes sociales o haciendo zapping delante del televisor? Créate normas para estructurar la noche, como no usar aparatos electrónicos después de las 10 de la noche. Verás como aumenta la posibilidad de ir antes a la cama.

¿Necesitas más consejos sobre cómo dormir mejor? Sigue nuestra serie sobre el sueño.