“La fuerza que necesité cuando me encontraba en mi momento más débil.” – La historia de Christiane

Christiane Header

Todos los días, mucha gente nos escribe y nos pide compartir su historia. Una de estas historias llamó la atención. Christiane es una Atleta Libre con un mensaje. Un mensaje que debes vivir en el momento. Si quieres un cambio, entonces lleva a cabo el cambio. No vale mañana, tampoco el próximo año… sino ahora. Porque como Christiane, la vida puede dar un cambio inesperado. Esta es su historia.

Embedded content: https://www.youtube.com/embed/mXsR8ZZhunw

Como la mayoría de la gente de 28 años, vivía la vida a tope. Fijando objetivos para mi futuro, planeando viajes por el mundo y centrándome en mi salud y estado de forma con entrenamientos para medias maratones y Freeletics. Disfrutaba de cada momento, felizmente cosechando éxitos. Sin embargo, mi vida dio un giro inesperado. Uno que me hizo aprender una valiosa lección sobre la vida. Esta lección sobre la vida que quiero compartir contigo ahora.

christiane

En mayo de 2015, descubrí un bulto. Después de que me informara el doctor de que probablemente no sería nada peligroso, me adelanté y reservé mi viaje de ensueño a Vietnam durante el verano y decidí quitarme el bulto antes de irme. Apenas me imaginaba entonces que lo que iba a ser un chequeo antes de una cirugía de grado menor cambiaría mi vida para siempre.

Cuando me dijeron que tenía cáncer, se me vino el mundo encima. ¿Cómo podía pasarme esto a mí? ¿Por qué? ¿Qué he hecho para merecer esto? Antes, sentía como si tuviera toda mi vida delante de mí. Ahora, de repente, no tengo nada. Mientras esperaba los resultados de la prueba, que determinaba cómo de maligno era el cáncer, tomé una decisión: si se había extendido a otras partes de mi cuerpo, ahí acabaría todo. No tendría ningún tratamiento y pasaría el resto de mi vida en este mundo, viajando y cumpliendo mis sueños más descabellados.

Pero cuando me dieron los resultados de la prueba, descubrí que el cáncer no se había extendido. Así que decidí tomar el tratamiento, y combatirlo con todo lo que tenía dentro de mí. Sin embargo, me dije directamente a mí misma que no dejaría que esta experiencia controlara mi vida. Todavía tengo objetivos y no iba a abandonarlos de ninguna manera. Mi positivismo y fuerza mental, desarrollada a través de Freeletics se convirtió en mi arma más fuerte y todavía me ayuda a luchar diariamente. El deporte me dio la fuerza que necesitaba cuando estaba en mi momento más débil.

christiane

No sé exactamente cuando me voy a poner mejor, pero, de todas maneras, esto no me impide hacer planes y mirar hacia el futuro. Si mi tratamiento o una operación se interponen en el camino de algo, está bien. No dejaré que eso me deprima. En su lugar, elijo otro objetivo que tenga muchas ganas de conseguir. Ahora mismo me estoy preparando para una media maratón. No estoy completamente segura si seré capaz de hacerla, pero sigo entrenando tan duro como puedo y, con suerte, si soy positiva, sucederá.

christiane

Además hay estudios que han demostrado que hacer deporte tiene definitivamente un efecto positivo en enfermedades como el cáncer. Siempre mantengo informados a los médicos sobre mi entrenamiento y ellos me animan a seguir. Si mi condición empeora y no me siento muy bien, entonces me dicen que haga una pausa y descanse. Pero, en general, están siempre detrás de mí y normalmente me usan como ejemplo para otros pacientes.

Por supuesto, es frustrante cuando veo que mis tiempos empeoran. Especialmente porque trabajé muy duro para conseguir tanto antes de ponerme enferma. Antes podía hacer triple workouts sin problemas. Ahora, me siento agotada tras hacer 5 o 10 Burpees. Pero me siento feliz siempre y cuando pueda terminar.

Pero, en realidad, lo que más me duele es cuando veo personas que pueden hacer deporte, que están en forma, que tienen buena salud y nada que les detenga, todavía lo dan por hecho. Les envidio porque no se dan cuenta de lo afortunados que son. No hay nada que quiera más que tener las oportunidades que tienen ellos.

Sé que ya no soy “como la mayoría de la gente que tiene 29 años”, pero todavía sigo sintiéndolo. Vivo el momento. Y, a pesar de mi enfermedad y esta experiencia que está fuera de mi control, todavía hago todas las cosas que me encantan. Sigo entrenando. Aunque esté débil y la quimioterapia me dejé cansada y agotada, es lo que quiero hacer, así que estoy segura de que lo voy a conseguir.

christiane

Este es el mensaje que quiero comunicar. Para inspirar a otras personas que están pasando lo mismo que yo. Tu enfermedad no te determina. Y, sin duda, no es “tu futuro”. Todavía controlas lo que haces ahora. Así que sigue haciendo las cosas que quieres hacer. ¡Sé positivo y gana esta lucha!

Y si eres lo suficientemente afortunado de no sufrir una enfermedad como esta, también este mensaje va para ti. Por supuesto que es duro. Tendrás días que no quieres hacerlo y no tendrás energía de levantarte del sofá. Está bien. Pero, por favor, no olvides lo afortunado que eres, incluso, teniendo solo la elección. Daría cualquier cosa por estar en tu lugar, así que no des por hecho tu salud. No malgastes otro segundo de tu valiosa vida.

christiane

Lo único que te determina son tus acciones. A partir de ahora, trata todos los días como una oportunidad para recordar. Valora cada minuto, porque una vez que haya pasado, no lo volverás a recuperar. Recuerda que incluso durante tus momentos más oscuros, eres uno de los afortunados. Suficientemente afortunado por poseer el poder de tu vida, futuro y destino. Nunca te darán el éxito, la felicidad y la autonomía. Es algo que debes conseguir tú y con Freeletics lo conseguirás.

Gracias Christiane por compartir tu historia. Estamos orgullosos de tenerte en nuestro equipo.