Consigue tu Coach

Guía de bienestar personal: cómo cuidarte

CRM_D_SC_Blog_Headers_(1).jpg

En los últimos años, se ha empezado a utilizar cada vez más el término «cuidado personal». Pero, ¿qué significa exactamente? Significa contribuir activamente a la protección de tu propia salud y felicidad, sobre todo durante periodos de estrés. Sabemos que debemos evitar el estrés lo máximo posible, pero es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente cuando suceden cosas que no podemos controlar. Aquí es donde entra en juego una herramienta muy práctica: el cuidado personal. Entender lo que significa este concepto y darse cuenta de su importancia es una cosa, pero ¿cómo se puede poner en práctica?

Si últimamente has visto que tienes más tiempo libre, aquí compartimos algunos consejos sencillos para disfrutar de tu tiempo y dedicarlo a tu cuidado personal:

Comunícate

El cuidado personal no significa que debes cerrarte a otros aspectos de la vida. ¿Por qué no inviertes tiempo en crear nuevas relaciones o recuperar aquellas que has perdido? Intenta hacer una lista de las personas a las que les debes una llamada de teléfono y después contáctalas. Lo más seguro que os hará más felices a ambas partes. Además crear nuevos contactos es más fácil que nunca. Prueba a unirte a una comunidad online, al grupo de Facebook de Freeletics de tu ciudad o participa en uno de los workouts en directo en el canal de Instagram para conectar con personas que tienen los mismos gustos que tú.

También podrías buscar tiempo para comunicarte contigo mismo. Escribir un diario o apuntar cosas en una agenda puede ser una excelente manera no solo de ser creativo, sino también documentar eventos, pensamientos y sentimientos importantes con el tiempo. Crear una agenda bien organizada puede ser muy gratificante, por no mencionar útil para tu día a día. Además, puedes tener listas de todas tus actividades de cuidado personal favoritas para la próxima vez que tengas un poco de tiempo libre.

Da espacio a la creatividad

Si ves que tienes más tiempo libre, ¿por qué no lo disfrutas dedicándote a tus hobbies? Canalizar tu energía y tus emociones en la creatividad puede ser muy terapéutico y puede ofrecer algunos resultados positivos. Da igual si son proyectos para hacer tú mismo, fotografía, manualidades, escritura o cocina, encuentra cualquier cosa que calme tu mente y te haga sonreír, y dedícate a ello todas las veces que quieras.

Consume de manera consciente

El contenido que consumes es similar a la comida que comes. Seguro que no basarías tu dieta en comida basura que no hace ningún bien a tu cuerpo, entonces, ¿por qué no haces lo mismo con el contenido que consumes? Si el flujo constante de noticias, las publicaciones en las redes sociales o los mensajes de WhatsApp te generan estrés o ansiedad, descansa de todo eso.

Las cosas que lees o ves pueden tener un gran impacto en la manera en cómo te sientes. Así que pregúntate si el contenido que estás mandando a tu cerebro es la dieta ideal para tu bienestar mental. Si reduces la cantidad de noticias, silencias algunos chats o limitas el tiempo que pasas en las redes sociales te sentirás un poco más liberado, hazlo y verás.

Encuentra un poco de paz interior

La meditación es una herramienta clásica para despejar la mente y gestionar la ansiedad o las preocupaciones. Cuando sientas que todo te desborda, meditar es una manera fantástica de trasladar tu mente en un lugar tranquilo y pacífico. Si haces que se convierta en un hábito, también puede ayudarte a enfrentarte a situaciones inesperadas de manera más calmada y consciente. Y no necesitas 20 minutos para meditar. Basta con dedicar unos pocos minutos y notarás efectos positivos en tu estado de ánimo y en tu forma de pensar.

Si estás buscando más formas de incorporar momentos tranquilos a tu rutina, los ejercicios de respiración y estiramientos pueden ser herramientas muy efectivas contra el estrés y la ansiedad. Al igual que la meditación, no necesitan mucho tiempo de tu día y son fáciles de incorporar en tu rutina diaria. Otras ideas para realizar actividades más tranquilas son leer, caminar y encontrar un nuevo podcast favorito.

Crea un hábito

Muy a menudo estamos demasiado ocupados para mantener hábitos saludables. La cocina, los entrenamientos regulares, la meditación, todos pueden perder su prioridad y dejarlos de lado durante nuestras ajetreadas vidas. Pero si pasas más tiempo en casa y ves que tienes más tiempo libre, ésta es la oportunidad perfecta para recuperar tus hábitos.

¿Por qué no empezar con ese ritual matutino que querías hacer para crear un hábito? O quizás ahora es el momento de empezar un programa de sueño, para que puedas empezar a despertarte descansado y listo para empezar un nuevo día. O, podrías empezar a crear nuevas rutinas diarias, introduciendo tiempo para actividades que contribuyen a tu bienestar físico y mental, como workouts, carreras, meditación, yoga o estiramientos.

No solo nuestros horarios pueden complicarse gracias a nuestras vidas agitadas. Intenta usar algo de tiempo libre para organizar tus espacios. Da igual que limpies la oficina, que decidas qué es lo que te hace feliz o que por fin decores tu hogar como siempre has querido, hacer que tu espacio trabaje para ti y que te proporcione energía positiva es la mejor manera de empezar un hábito que mantenga la casa limpia y ordenada.

Sé productivo

Hay tantas cosas que podríamos estar haciendo con nuestro tiempo que seguimos posponiendo. Pero cuando tienes el lujo de disponer de tiempo libre, ¿por qué no lo utilizas para ser productivo y tachar las cosas de esa lista de tareas pendientes? Aprende una nueva competencia o un idioma, ponte manos a la obra con ese proyecto o esa pila de documentos que has estado dejando para más tarde, o haz una limpieza de armarios y dona lo que no necesites. Independientemente de que sea un curso online o algunas competencias para progresar en ese ejercicio en el que has estado teniendo dificultades para realizarlo, sacar productividad a tu tiempo puede ser sumamente gratificante y puede evitar que tu mente se preocupe de cosas que no puedes controlar.

Pero no nos malinterpretes, no debes sentir presión por ser productivo todo el tiempo. Si relajarte y no hacer nada es lo que deseas hacer y lo que también te ayudará a eliminar el estrés, date tiempo para hacerlo. No tienes que estar mejorando y progresando cada momento del día.

Date un capricho

Por último, pero no menos importante, una de las formas más comunes del cuidarse a uno mismo es disfrutar de algo. No pasa nada por darse un capricho de vez en cuando, si es lo que te devolverá el ánimo. Elabora una lista de tus películas, libros o programas de televisión favoritos. Deléitate con un delicioso manjar, o incluso simplemente date un baño caliente y hazte la manicura. Da igual si es un capricho grande o pequeño, las cosas que hagas por ti deberían tener un impacto positivo en tu mentalidad y sacarte una sonrisa.

El cuidado personal puede parecer un término de moda, pero es una herramienta legítima que se puede utilizar para ayudar a mejorar tu bienestar físico y mental. Intenta conseguir un buen equilibrio entre el sueño, la actividad física, la relajación, la concentración y el contacto con las personas, incluso si es solo virtualmente. Y en momentos de estrés y ansiedad, no olvides ser amable contigo mismo. Deberías ser tu prioridad principal, y no hay ningún problema en sacar tiempo para dedicártelo a ti mismo y a lo que necesitas. De hecho, te animamos a que lo hagas.