“Freeletics me ayuda a sacar lo mejor de mí con los que más me necesitan.” – La historia de Javier

Javier Header

Javier no es un bombero típico: se enfrenta a más obstáculos que la mayoría. Él es, sobre todo, un verdadero Atleta Libre. ¿Y qué le convierte en un Atleta Libre? Su determinación. Toma el control de su futuro, aceptando cada reto y conquistándolo sin importar si tiene miedo. Este es Javier, un verdadero Atleta Libre en todos los sentidos, y aquí está su historia.

Javier

Es martes y son las 4 a. m. La ciudad de San Francisco duerme mientras empieza a sonar la alarma de Javier Bazan: Atleta Libre, bombero y paramédico. Javier la apaga y salta de la cama para empezar el que seguro será un agotador turno de 36 horas. Hace un Workout rápido, de 20 minutos: una serie de alta intensidad compuesta por Pushups, Pullups, Jumps y Squats que le deja la camiseta empapada y los pulmones ardiendo. Después, prepara algo de comida para todo el día (puede que no tenga tiempo de parar para comer durante su turno) y llega a la estación de bomberos sobre las 5 a. m., preparado para empezar a revisar y esterilizar el equipo de su ambulancia.

Su turno empieza a las 5:15, justo cuando le llaman para ayudar en un accidente de tráfico que se ha producido muy temprano. Esta será la primera de muchas emergencias a las que acudirá en las próximas 36 horas. En cada una de ellas tendrá que poner toda su atención para asegurarse de que sus pacientes reciben el mejor tratamiento posible.

Javier mide 1,50 m y pesa 50 kg, siempre ha sido “el tipo bajito”. En la mayoría de las profesiones, su altura sería un aspecto sin importancia, pero la protección contra incendios no es una profesión cualquiera. Para ser bombero es imprescindible, por ejemplo, ser capaz de sacar a un hombre que pesa 90 kg y mide 1,82 m de un edificio en llamas: es un requisito de este trabajo. Debido a esto, en promedio, los bomberos son más altos que la mayoría. Pero Javier no es como la mayoría. Cuando hace siete años decidió ser bombero y paramédico, sabía que sería más duro para él que para el resto. Lo sabía cuando suspendió su primera prueba práctica de evaluación física para convertirse en bombero en la que, con una chaqueta que continuamente le golpeaba las rodillas, trataba de completar una carrera de obstáculos para demostrar que estaba lo suficientemente en forma para este trabajo; esta prueba era mucho más difícil para él, debido a su tamaño. Pero Javier no deja que esto le frene y sabe que necesita estar más fuerte y ejercitado que la mayoría para asegurarse de cumplir todas las exigencias de su trabajo. Además, estar en su mejor forma le ayuda a sobrellevar su frenético horario de paramédico.

Javier

Para conseguirlo, Javier encontró Freeletics, un programa de entrenamiento Bodyweight de alta intensidad, que le recomendó un compañero tras suspender su primera prueba práctica.

“Freeletics me permite entrenar en cualquier lugar, solo con el peso de mi cuerpo. De esta forma puedo entrenar antes del trabajo o entre llamadas. Con Freeletics no hay excusa para no entrenar, siempre encuentras el momento si lo conviertes en una prioridad.”

Javier aprobó la prueba de evaluación física la siguiente vez que la hizo, gracias a Freeletics y su método de entrenamiento. Desde entonces nunca ha dado un paso atrás.

Javier

A pesar de los desafíos a los que se enfrenta, Javier considera que la recompensa hace que el esfuerzo merezca la pena. Tal y como explica: “los momentos más pequeños e íntimos son los que más compensan”. Ese momento en el que, después de salir de un incendio y ver una casa casi destruida por las llamas, divisó un maletín negro, lo rescató y, tras limpiarlo, se lo dio a la dueña, que estaba siendo trasladada al hospital. Ella lloraba mientras lo tomaba en sus manos y explicaba que estaba lleno de fotos familiares y recuerdos que había dado por perdidos en el fuego. O aquella otra vez, cuando una paciente que llevaban al hospital tras haber caído por un acantilado de casi 30 metros, leyó, emocionada, un poema que había escrito para su hijo. Él había servido en Irak durante dos misiones y había intentado suicidarse recientemente, ya que padecía de un severo trastorno por estrés postraumático. Los paramédicos y los bomberos no solo salvan vidas, sino que acompañan a la gente en sus momentos más vulnerables y están ahí para ayudarles cuando más les necesitan. Esto puede tener secuelas para aquellos que se dedican a este tipo de trabajo. Como dice Javier:

“En este mundo, todo el mundo necesita encontrar la manera de relajarse para olvidar aquello por lo que ha pasado.”

Para Javier, es el fitness y Freeletics.

“Me permite procesar y desconectar de todo aquello que ha ocurrido durante el día y seguir adelante. Ha pasado de ser aquello que me ayudó a superar la primera prueba de evaluación física, a una parte importante de mi estilo de vida. Freeletics me ayuda a sacar lo mejor de mí con los que más me necesitan.”

Javier

Nunca dejes que el miedo, el fracaso, los retos o los obstáculos te frenen a la hora de conseguir tu sueño. La vida es mejor cuando tienes una pasión. No pares hasta que estés viviéndola.

¿Qué te convierte en un Atleta Libre? ¿Quién depende de ti? Queremos conocer tu historia. Envía la tuya a community@freeletics.com.