Febrero es el nuevo enero: No pares ahora

Header1

Cada vez que resistes, tu fuerza de voluntad se refuerza, y ese es el músculo más importante de todos. Así que, si ya has llegado tan lejos, ¿por qué ibas a parar ahora? En enero has demostrado que puedes hacerlo. Febrero es el momento de comprometerte. Y aquí te contamos por qué no te arrepentirás.

Ya has dejado atrás la parte más difícil

Empezar algo nuevo siempre es lo más duro. Dar el primer paso requiere la mayor fuerza mental. Te estás adentrando en lo desconocido. Tu cuerpo está sintiendo algo completamente nuevo. Y no le gusta el cambio. Si ya has completado enero, entonces ya lo has superado. Te has adaptado a la situación y tu cuerpo se está acostumbrando lentamente a lo que está sucediendo. ¿De verdad que quieres volver a pasar por todo eso en otro momento?

Si no es a largo plazo, no vale la pena

Claro que es fantástico poder renunciar a algo durante un mes. Pero no va a ser muy efectivo si no tienes un plan para después. El dolor y la gloria por los que has pasado no te habrá servido de nada si vas a volver a los viejos hábitos. En vez de verlo como un paréntesis, considéralo el principio. En vez de abandonar ahora, avanza al siguiente nivel. Sabes que es posible renunciar. Ahora comienza a hacer planes para encontrar un equilibrio, donde puedas continuar a un ritmo saludable y cómodo para ti.

Recuerda la razón por la que renunciaste a algo

Sea lo que sea a lo que renunciaste, debe ser bastante malo si decidiste dejarlo por completo. Si es tan malo, debería ser razón suficiente para mantenerte alejado. Y no solo durante un mes. Alcohol, comida rápida y azúcar: no solo tienen efectos negativos en tu entrenamiento sino que, además, si consumes demasiada cantidad, estarás exponiendo tu salud a un alto riesgo. Comprométete a respetar tu cuerpo este año. ¡Se lo merece!

Te felicitamos por haber llegado tan lejos. Cada día es otro logro. Y cada logro te acerca más a tu objetivo. Así que mantente firme. Sigue en marcha. Lucha cada batalla. Porque pronto la dureza y el dolor se convertirán en un hábito sin esfuerzo. Enero solo ha sido el principio. Sigue intentándolo.