Enfriamiento: ¿Una recomendación o una norma a seguir?

Header ActiveCooldown

Al igual que el calentamiento te prepara y te activa para la siguiente sesión de entrenamiento, el enfriamiento tiene como objetivo ayudar al proceso de recuperación del cuerpo después de la sesión de entrenamiento. En este artículo, nos gustaría formarte en la importancia de realizar un enfriamiento y por qué la sesión de entrenamiento no está completa si no se lleva a cabo el enfriamiento.

Enfriamiento – hace lo que dice

Todos sabemos que el enfriamiento sigue una sesión de entrenamiento, pero ¿sabes cuál es la función principal del enfriamiento? Como dice la misma palabra, el enfriamiento enfría gradualmente – o calma – el sistema cardiovascular y permite al cuerpo volver a su estado normal después de una sesión de entrenamiento. Esto implica llevar a niveles normales el ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria, la temperatura corporal y el metabolismo. Además de esto, un enfriamiento adecuado ayuda de manera activa al cuerpo a mejorar el proceso de regeneración para que pueda recuperarse más rápido.

Peligros de saltarse el enfriamiento

Al no permitir que el cuerpo se enfríe correctamente y vuelva a su estado normal después de un workout, corremos el riesgo de dañar el sistema cardiovascular y el musculo-esquelético. Esto no solo aumenta la probabilidad de rigidez en los días siguientes, pero también puede ocasionar la acumulación de sangre. Cuando de repente dejas de moverte después de realizar ejercicio intenso, la sangre que se ha estado bombeando por el cuerpo durante el entrenamiento, puede estancarse en las piernas y en los pies, lo que puede provocar mareo y quizás desvanecimiento.

¿Cómo se debe realizar el enfriamiento después del workout?

Cómo realizas el enfriamiento depende de tu sesión de entrenamiento. Por ejemplo, el estímulo de entrenamiento, la duración del entrenamiento y qué músculos han trabajado, todo debería considerarse al elegir el método de enfriamiento. Una carrera tranquila, utilizar el foam roller y el estiramiento estático-pasivo son algunas de las estrategias que recomendamos después de realizar un workout. Para obtener un efecto máximo, merece la pena adecuar tu método de enfriamiento a tu sesión de entrenamiento.

El enfriamiento en Freeletics Bodyweight

En Freeletics Bodyweight utilizamos el método del estiramiento estático-pasivo para volver a establecer la amplitud de movimiento de los músculos y de las articulaciones. Ten en cuenta que el estiramiento estático-pasivo no sirve solo para aumentar tu flexibilidad. Por ejemplo, después de hacer varios Pushups, es importante abrir de nuevo los músculos del pecho y de los hombros. Con esto, se evita sufrir el llamado síndrome de pinzamiento en la zona del hombro, que ocurre cuando la articulación no tiene suficiente espacio para moverse y puede acabar en un deterioro así como una pérdida en la amplitud de movimiento.

Resumamos

El enfriamiento es una parte decisiva de cualquier sesión de entrenamiento ya que acelera la recuperación del cuerpo y de los procesos de regeneración. Los métodos de enfriamiento como correr tranquilamente, hacer foam rolling, darse un masaje o el estiramiento estático-pasivo son maneras efectivas de mejorar la circulación sanguínea, eliminar los productos del metabolismo y proteger al cuerpo contra lesiones en los músculos y en las articulaciones, así como combatir la acumulación sanguínea y la rigidez.

En conclusión: tu cuerpo es como un motor. Está diseñado para funcionar, pero también puede sobrecalentarse. Por esa razón tienes que tomar medidas necesarias para mantenerlo fresco, descansado y listo para salir de nuevo a darlo todo.