Por qué echarse una siesta no siempre es perder el tiempo

Haeder123

Los Atletas Libres son activos. Vivimos para la velocidad, la fuerza, la potencia y la acción. Pero si hay algo que disfrutamos por igual, es una siesta. Contrario a la creencia popular, esto no nos hace perezosos. Más bien todo lo contrario: echarse una siesta nos hace aún más productivos. Aquí te contamos cómo:

Es nuestro reinicio

Los futbolistas tienen mitad de tiempo. Las baterías se recargan. Nos echamos una siesta. Con el estilo de vida tan ocupado como la media de Atletas que trabajan, cerrar los ojos durante unos 20 minutos nos permite reiniciar nuestro cerebro y digerir la sobrecarga de información del día – dando como resultado mejoras en el aprendizaje y memoria. Además, si has experimentado alguna vez una siesta de calidad, sabrás lo centrado y creativo que te sientes después. La razón por la que la bombilla se enciende después de echarse una siesta es porque la parte derecha del cerebro, que participa en la creatividad, se vuelve más activa y conectada con el resto del cerebro durante las siestas. Así que échate una siesta antes de que te desvanezcas.

Pero solo si lo hacemos correctamente

Resulta que la perfecta siesta energética depende de cuánto tiempo duermes y cuándo. Recomendamos limitar el sueño diurno a 20-25 minutos y programarlo para más temprano que tarde. ¿Por qué? Porque cuanto antes se duerme, es más probable que se añada al sueño de la noche anterior. La gente que se echa una siesta energética tarde en la tarde tiende a tener dificultades para quedarse dormido por la noche, lo que les introduce en un ciclo de sueño pobre. El marco de tiempo de 20-25 minutos evita que llegues a fases profundas de sueño, las cuales pueden hacerte sentir aturdido en vez de enérgico cuando te despiertas. Para sacar el máximo partido de tu siesta, busca una habitación oscura y fresca – preferiblemente un lugar donde no te puedan molestar – apaga el teléfono e incluso puedes poner algo de música relajante. También te recomendamos tomar justo antes algo de cafeína. Puede sonar un poco contradictorio, lo sabemos, pero una “siesta de cafeína” mejorará en realidad la calidad del sueño y te sentirás con más energía cuando te despiertes, ya que los efectos de la cafeína no tienen efecto hasta los 45 minutos.

Y como Atleta, lo necesitas como el comer

Echarse una siesta está casi garantizado para aumentar el rendimiento. Muchos de nosotros no conseguimos el sueño que necesitamos para recuperarnos de nuestros workouts, que puede alterar nuestras mentes, estado de ánimo y tiempos de reacción. ¿Te estás preguntando si deberías dormir antes o después del entrenamiento? Resulta que ambos tienen beneficios. Los niveles de la hormona del crecimiento aumentan mientras dormimos, lo que sugiere que puede ser el momento idóneo para que los músculos y el tejido conectivo se reparen por sí solos, sin embargo una siesta puede ayudar también a preparar el cuerpo para el esfuerzo físico.

Echarse una siesta puede también prevenir que comas en exceso

Cuanto menos duermas, más probable que comas en exceso, anheles comida basura y por último aumentes de peso. Esto se debe a que la falta de sueño desencadena una producción de la hormona grelina en tu cuerpo, que estimula el apetito, y baja los niveles de la hormona leptina, que te dice cuando estás lleno. Por no decir, las personas que se sienten lentas durante el día pueden tomar malas opciones de alimentos, especialmente si están buscando un aumento de energía.

¿A qué estas esperando? Toma la almohada y échate una siesta. Nos lo agradecerás.