Una persona completamente diferente en 14 semanas: La historia de Seana

Header3

Hola, soy Seana. La mayoría me conoce por el vídeo de mi transformación en 14 semanas. Pero lo que probablemente no sepas es que también escribo el Blog de Freeletics. Yo soy la que comparte esas historias que han cambiado la vida de los miembros de la comunidad… y es que yo he estado ahí y lo he probado por mí misma. Ahora he decidido que ya va siendo hora de compartir mi historia. Así es cómo transformé mi vida con Freeletics.

Embedded content: https://www.youtube.com/embed/BO4nUcx1ies

Si has visto mi vídeo, sabrás que antes me gustaba mucho hacer deporte. Jugaba al baloncesto con el equipo del instituto y de la universidad, y me encantaba correr y nadar. Pero, desgraciadamente, con la vida universitaria, mis intereses cambiaron. Entré en el ritmo de irme de fiesta y estudiar, y olvidé todas las demás pasiones que tenía.

Seana

El momento clave en mi vida llegó poco después de graduarme. Una mañana, me levanté y me miré al espejo. Se habían acabado las fiestas. Había terminado los estudios. Lo único que me quedaba era el reflejo de una persona que ni siquiera reconocía. No sonreía. No tenía confianza en mí misma. Si soy sincera, mi aspecto me daba asco. No tenía ganas de hacer nada. Ni siquiera quería salir de casa. Y ese fue el momento en el que decidí cambiar. Así fue como descubrí Freeletics.

Empecé mi transformación en invierno. Por mucho que me costara cada día, ya estuviera lloviendo o hiciera sol, no dejé que las condiciones climáticas me detuvieran. Entrenaba de cuatro a cinco veces por semana antes de ir al trabajo, aproximadamente a las 7 de la mañana, porque era el único tiempo libre que tenía. ¿Que si pensé en abandonar? Cada día. Pero nunca dejé que se convirtiera en algo más que un pensamiento. Casi cada mañana me levantaba y lo daba todo.

Seana

Mi transformación no solo se debió al entrenamiento, claro. La alimentación fue la otra mitad, y justo eso es lo que más me preguntan. ¿Cuánto cambió tu alimentación? ¿Qué hiciste de otra forma? ¿Tuviste que sacrificarte mucho? Madre mía, ahora puedo decir que la parte de la nutrición fue, como mínimo, igual de dura que el entrenamiento. Pero igual de importante también.

Entonces, ¿cuál fue mi “secreto”? Para mí fue encontrar el equilibrio. Un modo de comer que también disfrutara. De lo contrario, habría sido demasiado fácil volver a mis antiguas costumbres. Empecé poco a poco. Investigué lo que era bueno para mí. Lo que no era bueno para mí. Cuándo debía comer. Qué funciona mejor antes y después del entrenamiento. Y qué sustitutos hay para aquello que me gusta comer, pero que se pasa de la raya. La Guía de alimentación me ayudó mucho: así tenía una cosa menos en la que pensar con la sobrecarga de información que tenía ya. Una vez que me formé una idea general sobre qué comer, me hice un plan de comida para cada día. Planeé cuándo comer, qué alimentos y el tamaño de la ración.

Al principio me parecía algo imposible. Estaba acostumbrada a comer lo que quería cuando quería. En realidad, tuve que entrenar mi mente para cambiarla. Me decidí por la opción de tomar pocos hidratos de carbono porque mi problema era que comía demasiados y en el momento equivocado. Eso significaba reducir el pan, el arroz y la pasta. Me alimentaba principalmente de verdura, pescado y productos lácteos. Pronto empezó a gustarme experimentar con diferentes tipos de especias y ensaladas, y descubrir comidas diferentes, deliciosas y saludables se convirtió en toda una pasión.

Seana

Seana

Sin embargo, mi mayor problema era el chocolate. Sí, lo admito: me encantan el chocolate y los dulces. Pronto descubriría que una cucharadita de manteca de cacahuetes natural me ayudaba a mantener las ganas de dulce a raya. Pero no es fácil dejarlo por completo. Así que, de vez en cuando, me permito algún capricho. Y estoy muy segura de que me lo merezco. La diferencia es que ahora sé cuánto es una cantidad aceptable.

Otro consejo importante es que te prepares para un muro mental. Porque te va a pasar. Mi momento más duro fue en la semana 5 o 6. No veía ningún cambio. Yo soy una persona bastante impaciente, así que, cuando me levantaba y veía que mis abdominales aún no tenían la forma de una tableta de chocolate, me planteaba si debería continuar. Pero seguí adelante. Viviendo el presente sin pensar más allá. Incluso en los días en los que habría preferido morir antes que hacer otro Burpee, me obligaba a levantar el trasero del sofá, ponerme la ropa de deporte y hacer incluso un Metis. Da igual cuánto hagas, siempre es mejor algo que nada.

Seana

Ser capaz de compartir mi trayectoria y mi experiencia con el mundo es algo impresionante. Quiero mostrarle a los demás que todo es posible. Solo tienes que quererlo de verdad. Aún hoy, ver mi vídeo y recordar lo que pasé me hace llorar cada vez. Ni en un millón de años me habría imaginado que iba a conseguir lo que conseguí. Pero, ¿quieres saber qué es lo mejor? Aunque conseguí perder 15 kg y 13 cm de cintura, la sensación de sentirme orgullosa de mí misma es lo que hace que todo haya merecido la pena. Estoy más que orgullosa de lo que conseguí. Me di la oportunidad a mí misma de lograr algo. Y pude ver de lo que soy capaz.

Seana

Si has visto mi vídeo y aún te estás preguntando si tú puedes conseguirlo también, tengo un mensaje para ti…

Mira cómo estaba yo al principio. No hay ninguna diferencia entre tú y yo. Lo único que nos separa es que yo tomé una decisión. Una decisión que tú también puedes tomar. Créeme, será el reto más duro que jamás te marques. Pero solo durante las primeras semanas. Después, se convertirá en tu pasión. Mi nueva vida es impresionante. Estoy muy contenta y me siento muy segura de mí misma. Me siento capaz de hacer cualquier cosa. Me llevo casi todo el tiempo sonriendo, me levanto deseando que comience un nuevo día y me emociona pensar en mi futuro. Freeletics es algo extraordinario. Era mi ocasión. Mi oportunidad. Y lo que me ha salvado de llevar una vida que sabía que estaba por debajo de mis posibilidades. Así que la próxima vez que estés a punto de abandonar, recuerda mi lema:

Es ahora o nunca. ¡Decídete ya!

Seana

Now it’s your turn. Change your life. Give yourself the chance to prove what you’re really capable of. Make yourself proud and become the person you’ve always wanted to be.