La experiencia Freeletics: La historia de Natascha

quote3

Después de haber sufrido una lesión, algunos creen que tienen que abandonar sus sueños y pasiones. Muchas personas piensan que es el fin del camino. Pero con Freeletics esto no es así. Te mostrará de lo que es capaz el cuerpo si primero vences a tu mente. Y te ayudará, como ya ha hecho con otros, a conseguir mucha fuerza y energía positiva en tu vida.

Cuando Natascha sufrió una lesión, su pasión por el baile también se vio afectada. Se volvió perezosa, se desmotivó y perdió la confianza en sí misma. Pero todo esto cambió cuando se topó con Freeletics. Esta es la historia de cómo Freeletics cambió la vida de Natascha, le devolvió la confianza en sí misma y reavivó su pasión. Deja que te motive.

Hola, me llamo Natascha. Tengo 23 años y me mudé el año pasado a Múnich (Alemania) después de terminar mis estudios universitarios como logopeda en Holanda. La pasión de mi vida es bailar Rock’n’Roll pero, después de sufrir una lesión grave, tuve que dejarla de lado y estuve mucho tiempo sin poder bailar. Debido a esto, gané 15 kg, me desmotivé y perdí la confianza en mí misma. Pero después de mudarme a Múnich tomé la decisión de cambiar.

En noviembre de 2013, una amiga me habló sobre Freeletics. Había hecho diferentes entrenamientos y ejercicios cuando bailaba, pero nada como Freeletics. Al principio pensé «jamás podré hacer esto». Pero me fui superando con cada entrenamiento. Los ejercicios se volvieron menos duros. Mi condición física mejoró. Y me volví más rápida y fuerte. Pero aún quería más, así que en marzo de 2014, decidí hacerme con el Coach. No solo quería perder peso, sino aumentar la musculatura también. Debido a esto, me dolía en lugares en los que no sabía ni que tenía músculos. Al principio, me daba bastante miedo y me sentía frustrada. Pero con el tiempo me sentí cada vez mejor. Estaba de mejor humor y cada día me sentía más motivada.

Freeletics no es fácil. Es duro. Pero vale muchísimo la pena. Al principio, no tenía muchas esperanzas. Lo que más quería era perder peso, así que me hice fotos a la barriga para documentar mi progreso. Después de 3 semanas, los resultados ya empezaban a verse. Mi estado físico y mi figura corporal mejoraban cada semana. Lo más impresionante es que he conseguido el objetivo que pensaba que nunca podría alcanzar: tener abdominales (como dice el lema: todo se puede lograr si lo deseas lo suficiente).

También quería conocer a gente nueva. Con Freeletics tuve la oportunidad de hablar con muchos atletas experimentados. Me dieron consejos, críticas y sugerencias. Todos me motivaban. Empecé a motivarme por mí misma y tuve la oportunidad de motivar a otros atletas para que no se rindieran y siguieran luchando.

La nutrición era algo sobre lo que nunca había pensado. Pero después de las primeras 7 semanas me di cuenta de que me faltaba energía. Entonces me centre en mi consumo nutricional. Las increíbles recetas de la guía de alimentación me ayudaron a llevar una dieta sana y equilibrada. Me aseguré de beber mucha agua (2-3l al día) y comer alimentos más nutritivos y menos hidratos de carbono, sobre todo por las noches. Estaba más en forma que nunca. Tenía más energía. Me encontraba de mejor humor. Continué con el entrenamiento. Y cada vez me volvía más rápida.

Entreno regularmente con amigos en Massmannpark o Theresienwiese, en Múnich. Por las tardes, a mediodía, por las mañanas o por las noches. Tanto si llueve como si hace sol, graniza o nieva. Sin excusas. A veces pruebo en otros lugares, incluso en ocasiones utilizo la sala de estar. Pero disfruto entrenando al aire libre con otros atletas. Es difícil encontrar motivación sentado en casa.

Mi mayor motivación con Freeletics es el cambio que he visto en mi figura corporal y la habilidad para hacer ejercicios que nunca había hecho antes, por ejemplo las pullups. Practiqué pullups todos los días y durante las primeras 8 semanas solo podía hacerlas saltando. Pero después, en algún punto, conseguí la fuerza para hacerlas sin saltar. Ahora, he aumentado la cantidad de pullups semanales de 3 a 20 repeticiones. No creía que sería capaz de hacerlo, pero ahora son mi ejercicio favorito.

La fuerza que he ganado con Freeletics se me nota cuando bailo. Antes, cuando terminaba una rutina me quedaba en el suelo casi sin poder respirar. Ya no. Estoy superorgullosa de ser capaz de mostrarle a mis compañeros bailarines que puedes mejorar tu condición física y fuerza junto a la danza.

Ser una atleta libre me ayudó no solo a perder los 15 kg que había ganado, sino 22 kg en total. Fue un duro viaje, pero los resultados han sido increíbles. Soy una persona completamente nueva con una nueva motivación en la vida. Tengo más confianza en mí misma y una vez más disfruto haciendo ejercicio. Estoy más feliz con mi cuerpo y puedo usar un traje de baño de nuevo después de estar mucho tiempo sintiéndome incómoda con él. Es una sensación increíble mirar las fotos antiguas y ver lo que he logrado.

El consejo que le daría a cualquiera que quiera empezar a practicar Freeletics es, «¡hazlo y continúa haciéndolo!» El comienzo siempre es duro. Pero no te rindas. Al principio, lo importante es que empieces el entrenamiento y puedas llegar hasta el final. A todos los que dan este paso… ¡Respeto! Es exactamente como el lema: «Todo es posible si lo deseas lo suficiente». Así que búscate un compañero para entrenar y prepárate para estar más en forma que nunca.

natascha

Algunos se unen a Freeletics para ponerse en forma. Pero Freeletics es más que eso. Al unirse a Freeletics, Natascha no solo cambió su apariencia física sino también su mentalidad. Volvió a tener más confianza en sí misma, se hizo más fuerte y positiva. Se unió a una comunidad en la que otros la motivaban y ella motivaba a otros. La fuerza que ganó por ser una atleta libre le dio más energía para seguir con su verdadera pasión. Incluso después de sufrir una lesión. Al convertirte en un atleta libre estás eligiendo un estilo de vida donde no hay excusas, solo resultados. Así que hazte con el Coach ahora y comienza tu viaje como atleta hoy mismo. Desencadena tu potencial.

Queremos escuchar vuestras historias. ¿Qué te hizo comenzar tu viaje como atleta libre? ¿Freeletics te ha ayudado en un periodo difícil de tu vida?