Cómo dejar de lado el jet lag

Header JetLag 1

Es oficialmente temporada de vacaciones. Mientras que a todos nos gusta ir de viaje a nuevos lugares, la desventaja de tomar ese vuelo tarde por la noche acaba originando, por supuesto, jet lag (desfase horario). Incluso si consigues dormir un poco en el avión, el cambio de las zonas horarias tiene la costumbre desagradable de afectar al cuerpo y dejarte somnoliento y lento durante días. No es bueno para nadie, especialmente para un Atleta Libre con un plan de entrenamiento ajustado y con un gran objetivo. Así que en este artículo te contamos cómo dejarlo olvidado en el avión y llevar un seguimiento de tu tiempo, como si se tratara de un PB.

Lo primero es lo primero, ¿qué es el jet lag?

Si alguna vez has cruzado varias zonas horarias en el mismo viaje, entonces lo más probable es que hayas experimentado jet lag (desfase horario) o la sensación inquietante de marearte, vomitar o venirte abajo en cualquier momento. El jet lag es un trastorno del sueño que te afecta cuando tu ritmo circadiano se altera cambiando las zonas horarias. Tu cuerpo puede sentirse como en medio de la noche, pero tu mente está en medio del día. La lucha de tu cuerpo por adaptarse es lo que le deja con una sensación desconectada de jet lag.

¿Cómo puede ayudar el ejercicio?

Ya que nuestros cuerpos son tan diferentes, el jet lag nos afecta a todos de diferentes maneras. Algunas personas se pueden sentir más cansadas de lo normal, mientras que otros pueden tener dolores de cabeza o malestar estomacal. Aunque no te apetezca hacer ejercicio, podría ayudarte a adaptarte a la nueva zona horaria, proporcionándote un impulso de energía necesaria. Te parecerá bastante útil cuando te sientas un poco lento.

Mantener una rutina de ejercicio

Muchas personas van de vacaciones sin ninguna intención de seguir sus planes de entrenamiento. Mientras que descansar es, de vez en cuando, totalmente aceptable, no hay ninguna razón de tirar todos los hábitos saludables por la borda y hacerse totalmente sedentario – hacer al menos algo de ejercicio sigue siendo importante. Aquí te damos algunas recomendaciones para ayudarte a mantenerte activo en vacaciones:

No pienses en el ejercicio como algo separado

Estar activo debería ser parte de tus vacaciones. Alquila una bicicleta y explora la ciudad mientras montas en bici, o planea una ruta de senderismo si pasas las vacaciones en las montañas o en el campo. Si hacer ejercicio se adapta perfectamente a tus planes de vacaciones, no lo sentirás como una tarea y lo más probable es que estés más dispuesto a seguir con ello.

Mantenerse hidratado

¿Te has dado cuenta alguna vez de lo sediento que te sientes después de un vuelo largo? Eso es porque volar puede realmente deshidratar el cuerpo. Asegúrate de que bebes mucha agua durante el vuelo, así como también después de aterrizar. No solo ayudará a tu rendimiento en el workout, sino que mantenerse hidratado combatirá los síntomas físicos del jet lag y estarás más motivado para entrenar.

Sé constante

Intenta hacer ejercicio a la misma hora del día que sueles hacerlo – puede ayudar a tu cuerpo a adaptarse a la zona horaria. Si normalmente entrenas a las 7 de la mañana en casa, intenta hacer ejercicio sobre las 7 de la mañana durante las vacaciones.

Todo es cuestión de tiempo y del lugar

Si es posible, intenta entrenar fuera durante el día. La luz del día puede mantener tu ritmo circadiano bajo control, ya que la luz indica al cuerpo que es hora de despertarse. Dormirse después de un workout por la tarde-noche es bastante difícil, pero junto con los efectos del jet lag, ese impulso de energía adicional puede hacerlo aún más duro para un necesario descanso.

Establece una rutina de entrenamiento antes de tu próximo vuelo y síguelo. Ya sea tu Coach de entrenamiento, una larga caminata o una vuelta en bicicleta por la ciudad, cuando se trata del jet lag, cualquier tipo de actividad física es mejor que nada.