Consigue tu Coach

Guía para comprar zapatillas para Runners de maratón

HEADER

55.334 – ese es aproximadamente el número de pasos que da un corredor promedio para completar una maratón. No tienes que ser un Runner para imaginar la cantidad de estrés que esto le puede causar al cuerpo. El impacto de cada uno de estos pasos no solo afecta a los músculos, sino también a los huesos, a las articulaciones y a los nervios. Afortunadamente, el cuerpo está hecho para correr y diseñado para poder soportar el impacto. El peligro realmente radica en la falta de preparación.

Primer error: elegir el calzado incorrecto. Runners, tomen nota:

No hay una talla única

Olvídate de tu talla habitual. Cuando vayas a comprar unas zapatillas de correr nuevas, prueba siempre varias tallas, empezando al menos con media talla más grande que el calzado que utilizas a diario. Este espacio adicional evita que los pies se bloqueen contra la parte delantera de la zapatilla cuando corras cuesta abajo y también reduce la probabilidad de que aparezcan ampollas. Debe haber al menos un espacio de un pulgar entre los dedos del pie y la parte delantera de la zapatilla.

Olvida la moda

En la última carrera, te diste cuenta de que muchos Runners llevaban las mismas zapatillas. ¿Eso significa que tú también deberías llevarlas? No. Nunca bases tu elección de calzado en lo que otros usan, por estilo o por color. Al pavimento le da igual lo que lleves puesto y los gemelos no se beneficiarán de las últimas tendencias, así que deja eso de vestirte a la moda para cuando salgas a cenar o vayas de fiesta. Los Runners aprenden a anteponer la función sobre la moda en algún punto de su carrera como corredor. Te recomendamos que tomes nota ahora en vez de aprender más adelante de la forma difícil.

No es cuestión de tener más amortiguación, sino de tener más apoyo

Las mejores zapatillas de correr son las que tienen la suela más gruesa y más gorda, ¿verdad? Esto puede ser lo que la industria nos hace creer, pero en realidad no siempre es el caso. El calzado plano está volviendo de nuevo. ¿Por qué? Porque con el tiempo los médicos y los podólogos se han dado cuenta de que el calzado grande con control de movimiento y un talón grueso y amortiguado podría evitar que los pies funcionen de la manera en que se supone que deben hacerlo. Vamos a explicar más sobre el calzado plano y sobre correr descalzos en el siguiente artículo, pero por ahora, si tus zapatillas de correr tienen un talón grande y acolchado que te está haciendo golpear con el talón, la próxima vez que vayas a comprar unas zapatillas, pregunta al vendedor si puedes probarte unas zapatillas planas o minimalistas. Puede parecer extraño al principio, pero al descender gradualmente a una zapatilla más plana, podrás ayudar a fortalecer y a movilizar los pies. Y créenos… esto le vendrá bien a tu carrera en maratones y a tu cuerpo.

¡Sin días libres!

Hasta ahora solo hemos mencionado las zapatillas para correr. Pero cuando se trata de ayudar a los pies, no hay días libres. Todo tipo de calzado que usas tiene un impacto en el cuerpo. Ya sea para trabajar, para caminar o para relajarte, elige calzado cómodo y plano que no acorte el tendón ni elimine la amplitud de movimiento de los pies.

El momento para comprar

Esto puede parecer sencillo e irónico al principio, pero los pies se hinchan durante el día y durante una carrera. Así que comprar calzado al final del día, cuando los pies están más hinchados, te dará el ajuste más cómodo.

Antes de dar un paso más en la preparación de tu próxima maratón, comprueba si ya tienes las zapatillas de correr adecuadas. Si no las tienes, puede que tengas dolor en todo el cuerpo, no solo en las rodillas y en los tobillos, debido a la falta de apoyo y al soporte incorrecto. Tómate tiempo para invertir en tu bienestar, investiga lo qué es adecuado y prepárate lo mejor que puedas.

Como hemos mencionado antes, el cuerpo está diseñado y hecho para correr. Liberar todo su potencial… depende de ti.