4 crudas verdades sobre la grandeza

Header Copy 81

¿En qué consiste la grandeza? No hay una única respuesta a esta pregunta. Cada uno de nosotros tiene su propia visión de la grandeza. Es la persona en la que soñamos convertirnos. Es tener el poder de enfrentarse a cualquier reto, independientemente de nuestros miedos, y conquistarlo. Para muchos, es un destino inalcanzable, al que no parece llegar ningún camino.

Aunque algunos parecen estar más destinados a la grandeza que otros, no es cierto. No consiste en de dónde vienes, no siempre depende de la genética, y la grandeza tampoco tiene nada que ver con la suerte. Hay 4 crudas verdades sobre la grandeza. Si las asimilas, tu viaje ya habrá empezado.

Verdad n.º 1: la grandeza no se da, se gana

El talento es innato. La grandeza es elección. Todos nacemos con ciertas habilidades. Pero solo nos llevan hasta un punto determinado. Si dependes de lo que tienes innato, no tengas dudas de que puedes ser bueno en algo.

Pero para ser grande en algo se necesita mucho más que eso. No es algo que te encuentres por el camino. Nadie te la va a regalar jamás. Tú y solo tú puedes ganarla. Trabajo duro. Dedicación. Actuar. Conocer tu valía, darte cuenta de tu potencial y elegir alcanzar la grandeza, independientemente de las circunstancias y de lo que te cueste llegar: eso es lo que te hace grande.

Sin trabajo duro, no habrá recompensa. No sentirás satisfacción. No tendrás la sensación abrumadora de que has sido tú. Solo tú. El trabajo duro te lleva a diferentes lugares. Así que no dependas solo de lo que tienes innato. Nunca caigas en atajos rápidos, trucos o versiones simplificadas. Si algo parece “demasiado bueno para ser verdad”, seguramente es que sea así. Pero si tu sueño te aterra. Si tu meta significa dejar todo lo que conocías hasta ahora y dar un salto al vacío, significa que es la meta ideal.

No vivas en el mundo que te han dado. Inseguro de explorar qué pasaría. Llega al límite. Salta al precipicio. Elige lo desconocido. Nada se logra nunca a no ser que estés dispuesto a realmente probarlo.

¿Preparado para la verdad n.º 2? Estate atento la semana que viene.