¿Es el estrés el motivo del aumento de peso?

20160519 Header

¿Podría ser el estrés la razón por la que no ves resultados? ¿Te estresa tu trabajo, tu vida personal o las pequeñas cosas en general? Si es así, es hora de relajarse, porque algo que molesta mucho sobre el estrés es, que incluso haciendo ejercicio y comiendo sano, los altos niveles de estrés pueden obstaculizar la reducción de peso.

¿Estás estresado leyendo esto? Tranquilo, pronto dejarás de estarlo. Lee los consejos útiles para vencer el estrés que induce al aumento de peso.

¿Cómo afecta el estrés en el peso?

Aquí te ofrecemos una pequeña explicación:

Cuando tienes un día estresante, el cerebro informa a las células que liberen hormonas potentes. Entonces te golpea una explosión de adrenalina y cortisol que indica al cuerpo que restaure su energía, incluso, si no se ha usado. Cuando esto sucede, tienes mucha hambre sin razón alguna y se mantiene así hasta que consigues relajarte. Ahí es cuando aparece el deseo por la comida basura, alta en grasa o azúcares.

Y eso no es todo. La producción de testosterona, el músculo produciendo hormonas, se reduce, y así se quema, incluso, menos calorías y se pierde masa muscular.

Ahora vamos a por la parte importante: ¿cómo se puede prevenir?

Es fácil decir, “deja de estresarte tanto”, pero sabemos que no es fácil realmente parar con el estrés. Así que si te sientes estresado, aquí te indicamos unos consejos para controlar el aumento de peso que normalmente viene unido al estrés.

Pisa el freno

Comer cuando estás estresado es como ir a hacer la compra cuando tienes hambre: tomas todo lo que ves, lo más rápido posible y lo devoras. Te recomendamos que comas despacio. Saborea cada mordisco y tómate tu tiempo para disfrutar de la comida. Te sentirás más lleno y también reducirá los niveles de cortisol.

Para de hacer dietas para prepararte en situaciones de estrés

¿Sueles tomar helado, una botella de vino o pedir una pizza en cuanto llegas a casa tras un día estresante en el trabajo? El problema de una dieta drástica y a corto plazo es que en cuanto sientes un poco de estrés, cualquier objetivo acaba por la ventana y terminas comiendo todo lo que ves, empezando siempre por lo menos saludable. Si te basas en una alimentación saludable durante todo el año, apreciarás la buena comida y la disfrutarás. E incluso si tienes estrés o te sientes con la moral baja, seguirás tomando la decisión correcta, porque no has sido restrictivo contigo mismo el resto del tiempo.

Evitar el café

Todo el mundo ama el café. Muchas personas lo consideran un ingrediente salvador para superar el día. Y no hay nada malo en ello. Sin embargo, cuando combinas estrés con cafeína, los niveles de cortisol aumentan incluso mucho más que solo con estrés. ¿Recuerdas que dijimos anteriormente que los niveles altos de cortisol pueden producir una alimentación estresante? Quizás sea mejor elegir un descafeinado si estás teniendo un día duro.

Sueño profundo

Si has estado alguna vez en la cama, tumbado durante la noche y sin conciliar el sueño, entonces sabes lo estresante que puede llegar a ser para el cuerpo. La carencia de sueño es una de las mayores causas de estrés. Se dice que dormir menos de 7 horas durante la noche, podría desembocar en un aumento de apetito y de peso. Y eso no es lo que quieres, si te dedicas una hora al día para prevenirlo. Si tienes problemas con el sueño, te recomendamos hacer algo de ejercicio o deporte al día. Así, cuando vayas a la cama, el cuerpo estará cansado y la mente deseará dormir sin tener que luchar.

No permitas que tu trabajo duro, sudor y horas de lucha, se tiren por tierra. El estrés es tan malo como lo dejes serlo. Siempre que estés concentrado y sigas estos consejos, tendrás la situación bajo control. Recuerda: eres un Atleta libre.