El yoga puede ayudarte a mejorar tu rendimiento

Header Yoga

Al igual que en el instituto, en el mundo del deporte y del fitness, solemos pertenecer a una pandilla de algo: los yoguis, los levantadores de pesas, los velocistas, los corredores de maratón, los entrenadores funcionales, etc. Lo bueno es que no tienes que jurar lealtad a uno y separarte del resto. Si normalmente sueles ir más con la gente que hace HIIT, pero siempre quisiste pertenecer a los yoguis, te animamos a que experimentes los beneficios de ambos y utilizar uno para complementar el otro.

Con una combinación de muchos deportes (especialmente HIIT) y yoga, estás entrenando el cuerpo y la mente de manera simultánea, aumentando la flexibilidad, ganando fuerza, evitando dolor muscular y eliminando la negatividad, que podría dificultar el progreso. ¿Podría el yoga mejorar tu rendimiento? Aquí te contamos cómo descubrirlo:

¿Eres la persona menos flexible en el lugar de entrenamiento?

Entonces necesitas hacer yoga. Si utilizas los mismos músculos una y otra vez, lo más seguro es que los músculos estén muy rígidos. Cuando un determinado músculo se vuelve rígido, el cuerpo empezará a utilizar otros músculos para evitar lesiones. Puede sonar bien, pero si los músculos que sustituyen al músculo rígido no están entrenados lo suficiente, podrías desarrollar un desgarro o tensión muscular. Aquí es donde la flexibilidad entra en juego. La flexibilidad es lo que mantiene a los músculos y a las articulaciones sin tensión y los músculos más flexibles son capaces de moverse con más eficiencia y se recuperan con más facilidad. ¿Cómo mejora el yoga la flexibilidad? El “estiramiento activo”, el tipo de estiramiento que realizarías en una clase de yoga, va mucho más allá que tocarse los “dedos del pie con la mano”. Con el estiramiento activo, el músculo opuesto al que se estira, se contrae, empujando activamente en la posición de estiramiento. Ten en cuenta que tu amplitud de movimiento es un poco menor en el estiramiento activo en comparación con el estiramiento pasivo, ya que tienes que alcanzar una determinada posición con la propia fuerza del músculo. Sin embargo, al combinar ambos – el estiramiento y el refuerzo muscular – te ayuda a crear un equilibrio adecuado y por lo tanto te ayuda a proteger tus articulaciones con el tiempo. Todo esto se traduce a que te vuelves más flexible y menos propenso a sufrir lesiones.

¿Sueles sufrir dolores en el costado?

Entonces necesitas hacer yoga. Si has ido a alguna clase de yoga antes, lo más seguro que sepas que gran parte de la práctica es solo centrarse en la respiración. Mientras que esto nos ayuda a relajarnos, también desarrolla hábitos de respiración que se puede aplicar en tu entrenamiento. Si te centras en tu respiración y en aprender a cómo respirar de manera más profunda, equivale a un consumo de oxígeno más eficiente, a una exhalación más completa y a una mejor función de los músculos en general. Es hora de decir adiós a esos dolores en el costado.

¿Te están arruinando tu programa de entrenamiento esos días estresantes en la oficina?

Entonces necesitas hacer yoga. El yoga se trata de desarrollar una conexión entre el cuerpo y la mente, a través de una combinación de posiciones físicas, controladas por la respiración y por la meditación. A menudo, cuando lidiamos con un gran evento o nos enfrentamos a mucha tensión en el trabajo, nuestros planes de entrenamiento sufren porque nuestra mente está en otro lugar. Pero ya que el estrés está en la mente, se puede controlar con un poco de tiempo adicional haciendo yoga. Aprender a centrarse en una cosa a la vez puede ser difícil al principio, pero puede merecer la pena en términos de ralentizar tus pensamientos y tomar conciencia de tu respiración. En cuanto aprendes a desarrollar tu concentración, puedes utilizarlo para conquistar los workouts de los Dioses y alcanzar un nuevo PB. Si estás meditando en clase o manteniendo una posición desafiante durante un largo periodo de tiempo, el yoga te ayudará a sentirte más en sintonía con tu cuerpo y a que seas capaz de alcanzar resultados duraderos. #Winning.

¿Ralentiza tu progreso el dolor muscular?

Entonces necesitas hacer yoga. Se ha demostrado que el estiramiento regular previene el dolor muscular. Esto no significa una sesión de estiramiento de 10 minutos después de un workout, sino una sesión de estiramiento distinta y completa en los días de recuperación. En particular, la combinación de estiramiento y de relajación de músculos que experimentas durante el yoga estimula la circulación de los tejidos musculares, ayudando a recuperarte más rápido para tu próxima sesión de entrenamiento.

Da igual que seas un levantador de pesas, un Runner o un fanático de Bodyweight, es hora de salir de tu zona de confort y liberar al yogui que llevas dentro. Nunca se sabe… el yoga puede ser el impulso que estaba esperando tu rendimiento desde hace tiempo.