Cómo hacer tus carreras más agradables

Thumbnail

Con frecuencia, las carreras largas tienen fama de ser aburridas. Cuando se trata de distancias de más de 5k, mucha gente teme a la idea de salir ahí fuera y correr durante mucho tiempo. Pero cuanto más larga sea la carrera, mayor será después nuestra sensación de orgullo y logro. Y las carreras de distancia no solo son excelentes para tu fuerza mental, sino también para tu resistencia física. Ayudan a incrementar la cantidad de oxígeno que llega a tus músculos y la cantidad de energía que puedes mantener, por lo que también te ayudan a correr más sin que te sientas fatigado. Así que, si son tan beneficiosas, ¿cómo puedes hacer que tus carreras más largas sean más apetecibles y menos tediosas?

Encuentra la banda sonora adecuada

Escuchar música mientras entrenas puede acelerar tu rendimiento hasta un 15 %. Elegir las canciones adecuadas para tu carrera no sólo conseguirá que la disfrutes más, sino que también puede ayudarte a mantener un ritmo constante y hacer que el tiempo pase volando, mientras te distrae de la distancia que queda por delante. Para empezar, intenta elegir algunas canciones con una frecuencia de bpm de unos 120 a 160 bpm y comprueba cómo encajan con tu ritmo y tu carrera. Añade algunas de tus favoritas de las que te motivan, para que te den un impulso cuando te sientas un poco cansado; pero no subas demasiado el volumen. Para carreras más largas y lentas, puedes bajar un poco la frecuencia y optar por canciones más lentas o incluso intentar aprovechar ese tiempo escuchando audiolibros.

Elige la ruta perfecta

Prueba a explorar para encontrar rutas cercanas ideales para correr. Una buena vista o localización convertirá inmediatamente tu carrera en algo mucho más agradable. Si no sabes por dónde empezar, puedes hablar con runners locales o grupos de tu zona para averiguar dónde están los mejores lugares para correr. Intenta encontrar una ruta con algo de variedad para tener diferentes cosas que mirar durante tu carrera. También es ideal tener un punto específico para dar la vuelta o una línea de meta. Si eliges un lugar para dar la vuelta, trata de volver corriendo de forma ligeramente diferente, para que la segunda mitad de tu carrera no resulte aburrida.

Convierte tus carreras en buenos momentos

Correr a una velocidad cómoda permite mantener una conversación mientras corres. ¿Qué mejor excusa para llevar a tus personas favoritas contigo en tu carrera? Con las vidas tan ocupadas que tenemos, es una gran oportunidad de pasar buenos momentos con tus amigos, tu familia, tu pareja o quienquiera que prefieras tener como compañero de running. Generalmente, entrenar con alguien hará que corras más lejos y que tu rendimiento sea mejor que si estuvieras solo. Puede que también te haga sentir más seguro cuando corras por la noche o en localizaciones lejanas. Incluso puedes probar a combinar personas diferentes con ritmos o distancias diferentes. Y con buena compañía, te olvidarás de los kilómetros que estás registrando. Si no puedes convencer a tus amigos para que se unan, intenta encontrar un grupo local de Freeletics Running en Facebook.

Mezclar Workouts de Running y Workouts de Bodyweight

Cuando empiezas a elegir carreras más largas o si no tienes que correr toda la distancia de una sola vez, puedes optar por dividir el tramo a correr. Intenta añadir un workout de Freeletics Bodyweight cuando estés a mitad de camino (hay muchos de corta duración entre los que puedes elegir). Esto hará que la distancia parezca menos desalentadora, apartará tu mente de lo repetitivo que es correr durante mucho tiempo, añadirá variedad y quemará algunas calorías extra. Combinar tus carreras con entrenamiento de bodyweight también tiene muchos beneficios generales.

Lo más importante es que encuentres la combinación ideal que funcione para ti. No te atasques en una rutina aburrida. Averigua cuáles son los aspectos de correr que realmente hacen que te diviertas, después asegúrate de que siempre los incorporas en tus carreras más largas. Correr debe ser agradable, no tiene que convertirse en una tarea rutinaria.