7 hechos importantes sobre comer sano

Header 2

¿Por qué, como Atletas Libres, seguimos el concepto de comer sano? En vez de centrarse en comer más o menos algunas cosas (como menos calorías y más proteínas, por ejemplo), comer sano promueve la consciencia del camino de la comida entre sus orígenes y el plato. En pocas palabras, significa comer alimentos integrales y no procesados que son lo más parecido a su forma natural. ¿Sigues preguntándote si una dieta sana es adecuada para ti? ¿Todavía no estás convencido de que valga la pena hacer el esfuerzo de cambiar los malos hábitos? Aquí te hablamos de 7 hechos sobre comer sano que te pueden ayudar a convencerte.

  1. ¿Quieres desarrollar la musculatura? Comer sano significa proveer tu cuerpo con proteínas de gran calidad a través de alimentos integrales, que favorecerán un desarrollo muscular general, saludable y duradero.
  2. La comida sana no es para nada restrictiva y no excluye ningún grupo de comida. Olvida la mala reputación de las grasas y recuerda consumirlas con moderación, y que provengan de una “buena” fuente. Son realmente fundamentales para la salud y para ayudar a obtener resultados de entrenamiento. Una dieta sana incluye gran cantidad de grasas saludables como los ácidos grasos del Omega-3, que tienen muchos beneficios importantes para un cuerpo atlético. Por ejemplo, son esenciales para la función y la regeneración de los músculos después de un workout intensivo.
  3. Los hidratos de carbono sanos son buenos para tu salud. Regla #1: nunca subestimes la importancia de los hidratos de carbono (no procesados) para tu metabolismo. Como fuente de energía rápida, son extremadamente importantes para mantener en forma los principales sistemas del organismo, como el cerebro, el sistema muscular y el hígado. Si no consumes suficientes hidratos de carbono, el cuerpo usará las reservas de proteínas para obtener energía, lo que significa que tus músculos empezarán a deteriorarse.
  4. Tras un workout intenso, el cuerpo produce grandes cantidades de radicales libres, que dañan el tejido y pueden causar cansancio muscular. Un suplemento suficiente de Vitamina E, Vitamina C y betacaroteno protegerán el tejido muscular a través de su efecto antioxidante. Como estas vitaminas no las puede crear el cuerpo y no se encuentran en alimentos procesados, la única manera de asegurarse de que obtienes suficiente cantidad es comiendo sano.
  5. Consume minerales: la mayoría de nosotros sabemos que el sudor nos hace perder minerales y oligoelementos como el calcio, que es esencial para la estabilización de la estructura ósea y el magnesio, que puede prevenir el dolor muscular. Cuando sigues una dieta sana, consumes muchas verduras, frutas, nueces y semillas, que todas ayudan para rellenar al almacenamiento mineral del cuerpo y mantener los músculos y los huesos en gran forma para poder enfrentarte a tu próximo Kentauros.
  6. Otro aspecto importante de comer sano es comer con regularidad durante el día. Esto hará que tus niveles de azúcar en sangre se mantengan estables. Mantener los niveles de azúcar en sangre estables significa menos ansias de comer, por lo que no caerás en la tentación de la comida procesada y poco saludable y no comerás en exceso – algo que tienes que evitar por todos los medios si quieres desarrollar tu masa muscular magra o perder peso.
  7. Cuando comes sano, también reduces el consumo de aditivos, conservantes y hormonas evitando alimentos altamente procesados y consumiendo solo alimentos de calidad. Esto ayudará a tu salud y a tu bienestar general para que no solo te sientas bien, sino que también te veas genial.

Comer sano es mucho más que una tendencia o una dieta; es un estilo de vida. Al optar por un enfoque que te devuelve a los fundamentos básicos, alimentarás al cuerpo con la nutrición que necesita para alcanzar más rápido tus objetivos de entrenamiento. ¿Necesitas algunas ideas para hacer recetas sanas? Echa un vistazo a Freeletics Nutrition para más inspiración.