Atleta Libre de vacaciones: Lo que tienen que saber tus amigos y familiares

Header1

Ha llegado diciembre. La época en la que solemos visitar a nuestros amigos y familiares. Para asegurarnos de que están preparados para darte la bienvenida como Atleta Libre, hemos preparado un par de consejos. Aquí tienes todo lo que deben saber tus amigos y familiares para atenderte durante tu visita.

Inspecciona la zona

Un Atleta Libre quiere conocer el lugar de entrenamiento más cerca de su alojamiento. Busca cualquier parque que tenga una barra para hacer Pullups, o con pistas para correr. Eso, o tu sala de estar.

Aprovisiónate de proteínas

La forma de llegar al corazón de cada Atleta Libre es por su estómago. Pero esto supone más que cualquier comida que tengas en casa. Los Atletas Libres entrenan duro. Tienen muchísimo apetito. Así que, si quieres tener a tu Atleta Libre súper contento, llena tu nevera y tu despensa con alimentos ricos en proteínas, y adecuados para la musculación.

Practica tus Burpees con antelación

A los Atletas Libres les encantan los Burpees. Algunos incluso los practican durmiendo. Así que no te sorprendas si tu visita te intenta convencer para una sesión de Burpees en grupo. La mejor manera de dejarles sin habla cuando dicen “ven, inténtalo al menos, yo te enseño” es hacer 50 más rápido que ellos.

Ten la ropa lavada antes de que llegue

Los Atletas Libres utilizan una gran cantidad de ropa de deporte. Y sí, hay que lavarla. Así que prepárate para renunciar a tu lavadora mientras dure la visita.

Invierte en una barra de Pullups

Puede sonar algo drástico, pero a los Atletas Libres les gusta practicar sus Pullups en cualquier sitio. Si no tienen una barra de Pullup a mano, no te sorprendas si tu Atleta Libre empieza a utilizar las vigas de la sala de estar, a modo de barra.

Vas a necesitar toallas, muchas toallas

Sudar no es nada nuevo ni raro para un Atleta Libre. Así que prepárate para hacer cola para usar la ducha y quedarte sin toallas.

Prepárate para madrugar

Dicen que a quien madruga, Dios le ayuda. Así que no te sorprendas si oyes 5, 4, 3, 2, 1... desde fuera de tu ventana cada mañana. Pero míralo por el lado bueno: tendrás la ducha libre.

Ahora que puedes preparar a tus amigos, esperamos que tengas unas vacaciones activas, pero divertidas.