Consigue tu Coach

4 recetas con aguacate que siempre has querido conocer

Header

Lo más probable es que te encanten los aguacates a menos que seas a) alérgico o b) estés loco. Es que no solo están buenos, sino que son buenos  para ti. Los aguacates pueden ayudar a bajar el colesterol, y están llenos de proteínas y fibra, que te hacen sentir lleno durante un largo periodo de tiempo. Además son increíbles para la piel, el pelo y las uñas. Así que si no has tomado todavía tu dosis diaria de estos amigos verdes, aquí te proponemos 4 recetas que necesitas probar.

Crema de chocolate con aguacate

Los plátanos congelados y los aguacates cremosos ofrecen a este postre decadente su textura suave y sedosa. Tampoco te hace sentir culpable y es bueno para ti.

Nuestro consejo: asegúrate de que el aguacate y el plátano están maduros para obtener el máximo sabor.

Ingredientes:

4 porciones

  • 1 plátano maduro congelado, pelado
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 aguacate fresco y maduro
  • 2 cucharadas de sirope de arce o miel
  • ¼ de taza de leche de almendras
  • 1 cucharilla de extracto de vainilla

Instrucciones:

  1. Colocar todos los ingredientes en una batidora y hacer puré hasta que esté cremoso, parando cuando sea necesario para raspar los laterales. Añadir más leche de almendras si crees que la mezcla es demasiado espesa.
  2. Echar con una cuchara la crema en un recipiente y decorar como se desee – recomendamos espolvorear con trozos de cacao, copos de coco o macadamias machacadas.

Avena cremosa

Mientras que la avena es una opción de desayuno sencilla y saludable, también puede ser un poco aburrida a no ser que seas creativo al añadir ingredientes. Por ejemplo, el aguacate. Este es el ingrediente perfecto para el desayuno que no solo alegrará al porridge, sino que también te hará sentirte satisfecho durante horas por el alto contenido en proteínas, fibra y grasa.

Ingredientes:

1 porción

  • ½ taza de copos de avena
  • ½ aguacate
  • 1 cucharadita de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 pellizco de sal
  • ¾ de taza de leche a base de plantas (la leche almendras o de anacardo va muy bien)
  • endulzar al gusto con sirope puro de arce o miel cruda

Instrucciones:

  1. Cocinar la avena al fuego con agua hirviendo. Una vez cocinada, añadir a la batidora con los ingredientes restantes y mezclar hasta que quede cremosa – si la avena cremosa no cumple tus deseos, este plato también se puede disfrutar sin mezclarlo.
  2. Echar la mezcla en un recipiente y remover con edulcorante deseado.

Huevo-cate horneado

Si te encanta el huevo y/o aguacate, no busques más que esta opción de desayuno fácil (o snack post-workout). El nombre lo explica por sí mismo: huevo + aguacate = los 2 mejores ingredientes de desayuno junto a la leche y los cereales.

Ingredientes:

1 porción

  • 1 huevo
  • ½ aguacate
  • sal, pimienta, eneldo y/o sriracha cuanto se desee

Instrucciones:

  1. Precalentar el horno a 210ºC.
  2. Cortar el aguacate por la mitad y sacar el hueso. Cortar una rebanada fina en la parte inferior del aguacate para que tenga un apoyo plano en la tabla de cortar.
  3. Romper el huevo en un recipiente y echar todo lo que quieras en el agujero del aguacate.
  4. Colocar el aguacate en una bandeja para el horno y hornear durante 15 minutos. Sacar del horno y sazonar al gusto.

Aderezo de ensalada de cilantro y lima

¿Tienes 5 minutos? Eso es lo que se necesita para preparar este delicioso aderezo de ensalada de 5 ingredientes. Añádelo a tus verduras favoritas de hoja verde o también te lo puedes comer con la cuchara. En serio, está riquísimo. Es la salsa que tu ensalada venía pidiendo a gritos como alternativa saludable a otros aderezos cremosos.

Ingredientes:

1 taza de porción

  • 1 aguacate
  • 1 diente de ajo, pelado
  • ¼ de taza de cilantro más o menos picado
  • ¼ de taza de requesón o yogurt griego
  • 1 cucharada de zumo de lima fresco
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal y pimienta, al gusto

Instrucciones:

  1. Colocar todos los ingredientes en un procesador de alimentos o batidora.
  2. Batir hasta que quede fluido, parando cuando sea necesario para raspar los laterales. Diluir el aderezo de ensalada con un ⅓ de taza de agua hasta que alcance la consistencia deseada.