Consigue tu Coach

3 trucos para ser feliz y mantenerte sano

Header Copy11

¿Te cuesta trabajo sentirte feliz en invierno? Sales de casa de noche. Vuelves a casa del trabajo, otra vez de noche. El positivismo y la motivación parecen haberse esfumado, pero no dejes que la depresión invernal estropee tu actitud. Cuanto más feliz estés, más sano te sentirás. Y hay tres maneras de retomar el control de tu estado de ánimo. Descubre 3 sencillos trucos para ser feliz:

Disfruta de actividades triviales

Tomar café, por ejemplo. Te tomas una taza para mantenerte despierto en el trabajo. Te pides uno para llevar por la mañana, pero solo porque forma parte de tu rutina. Pero… ¿y si convirtieras esa actividad cotidiana que suele pasar desapercibida, en un momento de placer? ¿Y si te tomaras el tiempo para saborearlo de verdad? Pues ahí ya tienes 15 minutos de felicidad. Así que esfuérzate un poco con tu próximo café. Hazte uno especialmente bueno. Encuentra algún sitio cómodo para tomártelo. Algún sitio donde una bonita vista. Y después, tómate tu tiempo para disfrutarlo. Cada gota. Huélelo. Pruébalo. Saboréalo. Y lo mismo con otras actividades cotidianas: prepárate un almuerzo especialmente impresionante. Elige la vuelta a casa por el camino más bonito. Dedícale un poco más de tiempo a las cosas pequeñas, y observa el impacto que tienen.

Considera cada fin de semana como unas minivacaciones

¿Das por hecho el fin de semana? Lo planeas toda la semana. Estás deseando que llegue desde el lunes. “Voy a hacer esto”, “me encantaría hacer aquello”… Pero, cuando por fin llega, te pasas un día en el sofá y el otro intentando adaptarte a los planes de otras personas para ese día. Cuando llega el lunes de nuevo, te da la sensación de no tuviste fin de semana. ¿Te suena? Pues, entonces, es hora de cambiarlo. Tu fin de semana debería ser unas pequeñas vacaciones. Levántate temprano. Haz un viaje de un día a algún sitio donde nunca has estado. Prueba un restaurante nuevo. Haz los planes que tú quieras, no dejes que los demás planifiquen nada por ti. Es tu tiempo libre. Aprovéchalo al máximo.

Entrena, entrena, entrena

¿Ya lo habías oído antes? Seguramente. Pero es tan importante, que vamos a repetírtelo otra vez: si buscas algo que automáticamente te haga sentir positivo, feliz y sano, no hay nada como hacer deporte. Tan fácil como eso. Es una manera de liberar enojos. De olvidar el estrés de la rutina diaria. Y es que, cuando entrenas, estás libre de preocupaciones. Libre de límites. Estás concentrado. Y después del entrenamiento, tendrás un subidón de energía. Te sentirás como nunca. Irás sonriendo por el camino de vuelta a casa. Cantarás en la ducha. Te sentirás genial y, seguramente, también te veas genial.

Tu actitud, tus planes y tu futuro están en tus manos. Está claro que no puedes controlar el clima. Pero él tampoco te puede controlar a ti, mientras tú no lo permitas. La felicidad les llega a los que de verdad la buscan. A los que trabajan en sí mismos y nunca se olvidan de su objetivo, aunque las condiciones no sean perfectas y todo se les ponga en contra. Tu salud depende de tu felicidad. No la defraudes.