Músculos dolorosos: Causas y remedios

knowledge musclesoreness 2

Seguro que todos sabéis lo que es tener agujetas, ¿verdad? Mientras que algunos disfrutan con ellas, otros sufren. Puede que la mayoría no olvidéis nunca vuestra primera «borrachera muscular» de Freeletics. Pero, ¿qué es lo que hace que a veces te sientas agarrotado y dolorido? ¿Son peligrosas las agujetas? ¿Es un signo de sobreentrenamiento? A continuación explicaremos de modo breve qué es lo que pasa en realidad en tu cuerpo, por qué sientes malestar y dolor y qué debes tener en cuenta.

¿Por qué tenemos agujetas?

Cuando se somete a los músculos a un estrés muy fuerte por primera vez, después de un largo tiempo o de modo muy intenso se producen desgarros microscópicos en el tejido muscular, también llamados microrroturas. Durante el período de regeneración estos daños se reparan. En el proceso los músculos se llenan de oxígeno y nutrientes, lo cual causa que estos se hinchen. Así pues, presionan los nervios que los rodean, cosa que nosotros percibimos como dolor.

Como el cuerpo necesita tiempo para iniciar estos procesos, las agujetas no suelen aparecer hasta pasados uno o dos días después del entrenamiento por eso se conocen como dolor muscular de aparición tardía (DMAT).

Anteriormente se pensaba que la causa del DMAT era el ácido láctico. Aunque se ha demostrado que esto es falso, todavía sigue presente y extendiéndose debido a las creencias populares.

¿Son peligrosas las agujetas?

¡No! Para nada. Suena peor de lo que realmente es. El cuerpo se adapta a tu régimen de entrenamiento y repara estas microrroturas para hacerse más poderoso, es decir, para ganar fuerza y resistencia. Cada rutina hace a tu cuerpo más resistente. Por lo tanto, el dolor muscular será menos frecuente y las agujetas menos intensas. No obstante, si las agujetas persisten durante varios días podrías sufrir una lesión grave por lo que, por tu seguridad, deberías consultar a un médico.

Si no tengo agujetas, ¿quiere decir que he entrenado demasiado poco?

No tener dolor muscular no quiere decir que los músculos no se desarrollen. A lo largo de tu carrera como atleta free el cuerpo se va adaptando al estrés al que se somete durante una rutina. Como consecuencia, la reparación de las microrroturas resulta menos exigente para él. No obstante, los procesos de regeneración mencionados anteriormente aún causan una adaptación y hacen a tus músculos más poderosos. Así que no te preocupes si no tienes agujetas. Esto también puede ser una buena señal: has mejorado de forma notable y tu cuerpo se ha adaptado a los retos.

¿Por qué Freeletics podría causarte muchísimas agujetas?

Freeletics desafía al cuerpo completo. Los movimientos complejos exigen que tanto los grupos musculares más grandes (los pectorales o los de las extremidades inferiores), como los más pequeños (los músculos del tronco o la cintura escapular) trabajen a la vez y con mucha intensidad. Por eso muchos atletas, incluso aquellos con experiencia, tienen agujetas después de las primeras rutinas de Freeletics.

Las nuevas series de movimientos siempre le exigirán mucho a tu sistema muscular. A lo largo de tu carrera en Freeletics vas a conocer cada vez más series. Pero en cuanto tu cuerpo aprenda a adaptarse, sufrirás menos agujetas.

¿Se pueden tratar las agujetas?

No existe ningún remedio universal para las agujetas. Lo único que tienes que hacer es dejar un poco de tiempo para que el cuerpo se recupere. El tratamiento dependerá del atleta. ¡En nombre de Freeletics te pedimos de forma explícita que evites entrenar duro si te duele mucho! Seguir entrenando puede llevar a un aumento de las microrroturas musculares y, por lo tanto, a daños graves a largo plazo. Sin embargo, te recomendamos que estires ligeramente los músculos afectados y que realices ejercicios suaves como andar o nadar. Así incrementarás la flexibilidad y la circulación sanguínea del sistema muscular y ayudarás al proceso de curación.

¿Sufres dolores y no parece que mejoren? Te aconsejamos que vayas al médico o a un fisioterapeuta deportivo. Mejor prevenir que lamentar.

Si quieres saber más sobre este tema, puedes leer aquí y aquí.