Minerales milagrosos para los atletas

Minerals

La verdad es que todos necesitamos minerales para sobrevivir. Nos proporcionan vitalidad y son importantes en la formación de huesos y dientes fuertes, en las funciones nerviosas y en la contracción muscular. Sigue leyendo para descubrir los 3 minerales que tú como deportista, necesitas más que otras personas, los beneficios en tu rendimiento y las señales que indican que no estás tomando lo suficiente.

¿Qué son los minerales?

Los minerales (también conocidos como electrolitos) son nutrientes inorgánicos y esenciales, lo que significa que, aunque nuestro organismo no los produce, son necesarios para sobrevivir y llevar a cabo las tareas diarias. Los minerales provienen de la tierra, no los produce el organismo, y los consumimos a través de los alimentos que comemos. Por lo tanto, seguir una dieta saludable es la mejor manera de obtener la cantidad suficiente de minerales que el cuerpo necesita. También se consiguen a través del agua potable.

Se consumen con facilidad, pero también se pierden con facilidad

Así es. Puedes llenar tu reserva de minerales simplemente bebiendo agua. Pero ten cuidado: esa reserva se agota con facilidad. Los minerales se evacuan generalmente a través de la orina, las heces y especialmente de la sudoración. Durante todo el día, incluso sin hacer deporte, el cuerpo pierde entre 0,5 y 1,0 litro de agua solo con sudar y respirar. Entonces, ¿puedes imaginarte cuánto pierdes en una sesión de entrenamiento intensiva? Por esa razón es muy importante que bebas suficiente agua todos los días para reemplazar lo que has perdido, incluso si no has hecho nada de deporte.

Los 3 grandes minerales: magnesio, sodio, potasio

En general, los minerales ayudan a muchas funciones importantes del organismo, por ejemplo, a la formación de huesos y dientes, al ritmo cardíaco, a la contracción muscular, a la transmisión nerviosa o a la regulación del metabolismo celular. Cada mineral tiene una función, pero cuando hablamos del rendimiento deportivo, los siguientes 3 minerales tienen un papel vital: magnesio, sodio y potasio.

Magnesio

El magnesio es un mineral multifuncional y esencial para la recuperación. Su función más importante consiste en metabolizar los nutrientes y convertirlos en energía, mediante la activación de enzimas que ayudan a producir adenosín trifosfato (ATP). Cuando el organismo rompe el ATP, se libera energía que los músculos pueden utilizar. El magnesio también es necesario para la contracción muscular, la transmisión nerviosa y para ayudar al sistema inmune a producir proteínas. Sabrás rápidamente si tus niveles de magnesio están bajos, ya que te faltará energía o tendrás calambres musculares. Para mantener un nivel de magnesio alto y satisfacer los músculos, deberás comer frutos secos y semillas, mariscos, verduras de hoja verde y legumbres.

Sodio

A pesar de la cantidad de riesgos para la salud asociados con el consumo excesivo de sal, no podemos vivir sin sodio. Al igual que con el magnesio, se necesita una cantidad saludable de sodio para la contracción muscular y la transmisión nerviosa. Previene los calambres musculares, desempeña un papel importante en la absorción de los fluidos musculares y mantiene el equilibrio de líquidos dentro del cuerpo, ayudándonos a absorber el agua para poder estar hidratados. Los altos índices de sudoración, especialmente en Atletas, conllevan una pérdida de sodio y pueden reducir el rendimiento deportivo.

Potasio

El potasio desempeña funciones muy importantes en el organismo. Además de regular la actividad de algunas enzimas, ayuda a convertir los hidratos de carbono en energía y a mantener la presión arterial en niveles normales. ¿Dónde se encuentra el potasio? En casi todas las frutas, verduras, carnes y pescados. La batata (patata dulce), los bananos (plátanos) y los tomates son una buena fuente de este mineral.

¿Necesitas suplementos de minerales?

Como siempre, recomendamos seguir una dieta equilibrada y nutritiva, así como beber una cantidad suficiente de agua para proporcionar al organismo los minerales que este necesita. Si presentas algunos de los síntomas de déficit de minerales comentados más arriba, te aconsejamos que vayas al médico antes de tomar suplementos. El déficit de minerales es peligroso, pero un nivel demasiado elevado también puede tener consecuencias nefastas en la salud.