Por qué la imaginación es la clave de tu éxito

24HourHacks

Si quieres tener éxito, atrévete a soñar a lo grande. La imaginación no es solo un lugar para almacenar las cosas que siempre has querido pero que nunca podrás alcanzar. Es el punto de partida de tu éxito. Cada uno de los objetivos que alcances empieza como algo que has imaginado. Si trabajas en ello de forma adecuada, puedes hacer que se haga realidad. Aquí te contaremos cómo utilizar la imaginación como herramienta para el éxito.

La imaginación es un imán para hacer que las cosas sucedan. Cuando te imaginas algo que realmente quieres, desarrollas sentimientos hacia lo imaginado: felicidad, anhelo, deseo… La combinación de tu imaginación y de estos sentimientos es lo que hace posible el éxito.

Sin embargo, el problema que muchas personas tienen es la falta de convicción. Se dicen a sí mismos: “Ojalá”, “Cómo me gustaría”, “Esto nunca pasa en la vida real”. Con esa actitud, los sueños no tienen ninguna posibilidad de materializarse. Dejemos clara una cosa: así nunca lograrás nada de lo que realmente quieres.

Piensa en las personas de éxito: atletas profesionales, directivos de empresas, dirigentes mundiales… Todos empezaron con un sueño. Se imaginaron lo que querían llegar a ser. ¿Cómo lo consiguieron? No destruyeron ese sueño. No se refirieron a él como imposible. Lucharon por él cada día. Y en un momento dado acabaron convirtiendo algo de su imaginación en realidad.

Entonces, ¿cómo se utiliza la imaginación como herramienta para el éxito?

Imagina exactamente lo que quieres conseguir. No importa lo lejano que parezca: unos abdominales como una tableta de chocolate, una carrera de éxito, un nuevo hogar. Imagínalo con tanto detalle como sea posible. Míralo. Escúchalo. Siéntelo. Huélelo. Créelo.

A continuación, imagina para cuándo quieres conseguirlo. Seis meses, un año, dos años… Debes darte un plazo específico.

El siguiente paso es imaginar exactamente cómo vas a lograrlo. Divídelo en etapas alcanzables. Si se trata de una carrera de éxito, imagina la empresa. El cargo. Imagínate en el momento de la entrevista. Dando una presentación. Haciendo todo lo que necesitarías hacer para obtenerlo.

Construye la historia completa en tu mente. Luego, dedica unos minutos cada día a pensar en esa historia. Solo de forma positiva. Convéncete de que un día lo conseguirás. No hay nada que te detenga. Cuanto más se convierta en una rutina, más probabilidades hay de que hagas algo al respecto. Te darás cuenta de que, después de todo, no es tan inalcanzable.

Los sueños se hacen realidad cuando las intenciones se convierten en acciones. Sueña. Cree. Actúa. Repite.

Cuéntanos cuáles son tus sueños y tus objetivos. ¿Cómo piensas convertirlos en realidad? Deja un comentario a continuación.