¿Qué aceite sirve para qué?

oilHeader

El surtido es amplio. Aceite de colza, de coco, de semillas de calabaza o de linaza. La lista no tendría fin. Hace tiempo que el aceite de oliva ha dejado de ser el único aceite vegetal que se usa para cocinar. Con la variedad en nuestra cocina también crece el número de preguntas. ¿Cuál es mejor para freír, el aceite de oliva o el de colza? ¿Qué aceite es el mejor para aliñar la ensalada? ¿Y qué aceite es en realidad el más sano? ¿Te parece que suena todo muy complicado? A continuación encontrarás un resumen sobre cuatro aceites y sobre cómo puedes emplearlos de la mejor manera en la cocina.

El aceite de colza

Los campos de colza tienen un brillo amarillo dorado y el aceite de colza también ha ganado una medalla de oro en nuestra cocina.El aceite de colza de buena calidad, es rico en vitamina E y contiene muchos antioxidantes, los cuales protegen a nuestras células del deterioro y nos mantienen jóvenes. También su alto contenido en ácidos grasos omega 3 hace que el aceite de colza sea especialmente valioso para nuestra alimentación.El aceite de colza prensado en frío es ideal para aliños de ensalada y marinadas. A través de su sabor a nueces y que recuerda a la mostaza, el aceite de colza es todo un hito para diversas salsas.Pero las altas temperaturas hacen que se ponga rancio rápidamente. ¡Por eso no debes utilizarlo para freír! Para eso es mejor el aceite de colza refinado. Es resistente al calor, pero pierde sabor y vitaminas mediante el proceso de refinado.

Es bueno saberlo: solo los aceites refinados tienen un color amarillo. Los aceites prensados en frío tienen un color verde.

El aceite de oliva

Ensalada de tomate y mozzarella sin aceite de oliva. Impensable. El aceite de oliva es la perla de Italia. Es la primera opción cuando se trata de aceites italianos e indispensable en la dieta mediterránea.Al igual que el aceite de colza, el aceite de oliva también tiene un alto contenido en vitamina E, la cual pertenece a las vitaminas solubles en grasa y que, por este motivo, el cuerpo absorbe muy bien en unión con la grasa. Además contiene muchos ácidos grasos insaturados simples y poco colesterol, lo que de nuevo es bueno para nuestros niveles de grasa en sangre.El aceite de oliva se clasifica en diversas clases según su cualidad. El aceite de oliva virgen y el extra virgen se prensan en frío. Estos contienen la mayoría de las vitaminas y sustancias, y tienen un sabor más intenso. El que solo se denomina «aceite de oliva» contiene a menudo una mezcla de aceites refinados y prensados. Afrutado, picante, fuerte, suave… Según el gusto, el aceite de oliva refina ensaladas, diversos platos principales o se usa para hornear.

Toma en cuenta que: el aceite de oliva no es especialmente resistente al calor y, por eso, no debería calentarse a una temperatura superior a los 180 °C ya que, así, se podrían formar ácidos grasos trans indeseados, los cuales invierten las cualidades del aceite de oliva.

El aceite de linaza

El aceite de linaza es todo un paquete de fuerza. Especialmente rico en ácidos grasos omega 3 esenciales, tiene un efecto positivo en nuestro corazón y en nuestro sistema circulatorio. Con un contenido de un 70 %, el aceite de linaza eclipsa a aceites como el aceite de colza, el cual se considera como un aceite especialmente rico en omega 3.El alto contenido en ácidos grasos insaturados complejos hace que el aceite de linaza sea especialmente delicado, ya que estos son inestables al contacto con el oxígeno. El aceite de linaza se oxida rápidamente, pierde sabor y se amarga. Por eso es importante cerrar herméticamente el aceite de linaza tras usarlo. Lo ideal es que compres siempre solo cantidades pequeñas y que te asegures de almacenar la botella en un lugar fresco y oscuro. Así obtendrás todo su sabor a nueces y ligeramente a heno. El aceite de linaza está especialmente rico con platos con requesón. Combínalo dulce con fruta o salado. Lo clásico es el aceite de linaza con requesón, patatas e hierbas.

El aceite de coco

El aceite de coco es verdaderamente polifacético. Se obtiene a partir de la pulpa seca del coco y está compuesto hasta casi un 90 % de ácidos grasos saturados. En la cocina es ideal para sofreír y cocer de manera intensa, ya que sus saludables cualidades también se mantienen a altas temperaturas. Pero el aceite de coco no solo sabe bien. Es todo un producto de belleza, suaviza la piel y el pelo, y puede emplearse también como producto de limpieza gracias a sus cualidades solubles en grasa.

Es bueno saberlo: cuantos más ácidos grasos saturados contenga el aceite, más idóneo será para sofreír a altas temperaturas.

No importa qué aceite uses. Asegúrate de la calidad y del correcto almacenamiento. Solo así podrás podrás asegurarte de que incluyan todas las sustancias y de que estas se mantengan. ¿Te gustaría probar un aceite, pero no sabes cómo puedes usarlo de la mejor manera? ¡En nuestra guía de alimentación encontrarás muchas recetas! Échales un vistazo e inspírate.