Cuenco de calabaza con banano y avellanas para desayunar

PumpkinBowl

¿Quieres saber qué es mejor que comerte un cuenco lleno de tu comida favorita para el desayuno? Pues comerte también el cuenco. Exacto, estamos transformando la manera de disfrutar la comida más importante del día. Aquí te contamos cómo degustar el desayuno en un cuenco comestible.

Ingredientes:

para 2 porciones

Para preparar el cuenco:

  • 1 calabaza grande
  • 1 cucharada de aceite de coco

Para el relleno:

  • 3 cucharadas colmadas de yogurt de soja
  • 1 banano (plátano) grande
  • 2 cucharaditas colmadas de mantequilla de avellanas
  • 1 puñado de avellanas
  • 2 cucharadas colmadas de semillas de cáñamo
  • 3 cucharadas colmadas de copos de coco
  • 1 pellizco de canela
  • sirope de arce
  • opcional – (Deliciosa) granola con matcha casera

Instrucciones:

  1. Precalentar el horno a 180 ºC.
  2. Cubrir una bandeja de hornear con papel de horno.
  3. Lavar la calabaza, cortar por la mitad y quitar las pipas para que parezca un cuenco.
  4. Echar un chorrito de aceite de coco, colocar en la bandeja de hornear y meter al horno durante 30-40 minutos o hasta que la carne de la calabaza esté blanda.
  5. Mientras la calabaza está en el horno, aprovechar para picar las avellanas y tostarlas en una sartén durante 10 minutos, o hasta que se doren, junto con las semillas de cáñamo y los copos de coco.
  6. Sacar la calabaza del horno y rellenarla con los ingredientes, tal y como harías con un cuenco de desayuno normal: echar el yogurt de soja, añadir el banano troceado, la mantequilla de avellanas, el sirope de arce y echar por encima las avellanas, las semillas de cáñamo y los copos de coco tostados.

Nuestro consejo: añade la granola de matcha de Freeletics o fruta seca si lo deseas…

¡Tu cuenco, tus normas!