Consigue tu Coach

Sopas de todo el mundo

650x293 Soups header article image

La sopa es uno de los platos más antiguos y, al mismo tiempo, más valorados del mundo. Justo cuando las temperaturas empiezan a bajar y las verduras de raíz se instalan en nuestro frigorífico, las sopas se convierten en parte integral de nuestro menú. Nos mantienen calientes y nos proporcionan muchas vitaminas y nutrientes que el cuerpo especialmente necesita en esta época. Ya nuestros ancestros en la Edad de Piedra cocían huesos en recipientes o sacos resistentes al agua: el origen del caldo.

Frías y calientes, líquidas o cremosas, con o sin guarnición, como entrante o como plato principal. Las sopas son muy variadas y se preparan de manera diferente dependiendo del país y de la tradición. Te mostramos recetas de sopas de todo el mundo para que te inspiren, y porque no hay nada como tomarte una sopa después de un entrenamiento en el frío otoñal.

Italia: la minestrone

soups

La minestrone es una variada sopa de verduras italiana. Una guarnición tradicional es la chapata, la pasta o el arroz. El nombre de minestrone deriva de la palabra italiana minestra, que significa algo así como «sopa». Como ingredientes fundamentales se emplean zanahorias, patatas, puerros, judías y guisantes, aunque los ingredientes pueden variar mucho dependiendo de la región.

Y así se hace: lavar, pelar y cortar en cuadraditos 70 g de patatas, 100 g de judías verdes, 1-2 zanahorias, un tallo de apio en rama, media cebolla y un diente de ajo. Cocer al dente las patatas y las judías en agua con sal durante 10-15 minutos, escurrir y dejar enfriar. Cortar 50 g de pancetta en tiras (se puede sustituir por beicon o tocineta) y sofreír en una olla grande junto con la cebolla y el ajo en una cucharada de aceite de oliva a temperatura media durante 1-2 minutos. Ir añadiendo poco a poco la zanahoria y el apio, y dejar rehogar durante 1-2 minutos. Rebajar con unos 800 ml de caldo de verduras. A elección añadir una cucharadita de tomillo fresco y una hoja de laurel. Llevar a ebullición y cocer a fuego lento a baja temperatura durante 15-20 minutos. Añadir a continuación las judías y las patatas. Condimentar con sal y pimienta, refinar de manera opcional con una cáscara de limón, perejil y parmesano. Los ingredientes son para dos personas.

Consejo: la minestrone sabe aún mejor al día siguiente de prepararla, cuando ha adoptado el sabor de todos los ingredientes.

Inglaterra: la sopa de castañas

En Inglaterra existen varias formas de preparar las castañas. Así, por ejemplo, las castañas son el ingrediente principal de una tradicional sopa inglesa de castañas, la cual se sirve principalmente como entrada.

La receta: pelar y cortar en trocitos 100 g de cebolla, un tallo de apio y 120 g de patatas. Dorar las verduras a continuación con una pizca de mantequilla. Añadir 120 g de castañas y un clavo, y condimentar con sal y pimienta. Rebajar a continuación con 450 ml de agua. Llevar la sopa a ebullición y hervir a continuación a fuego lento hasta que se ablanden las castañas. Sacar el clavo y pasar la sopa por el pasapuré con una batidora de mano hasta que se alcance una consistencia cremosa. Quien no tenga una batidora de mano, también puede meterla en una licuadora. Probar; de manera opcional se puede espolvorear tomillo fresco por encima. Una guarnición clásica es el croûton (pequeñas porciones de pan tostado o ligeramente frito o salteado en aceite o en mantequilla). Recomendamos croûtons caseros hechos a partir de pan negro integral o nueces tostadas.

Consejo: ¡Puedes utilizar tanto castañas ya cocidas como frescas!

Rusia: el borsch

Soups

El borsch tiene su origen en Ucrania. Actualmente pertenece a una de las clásicas sopas rusas. Existes varios tipos de recetas según la región. Todas contienen remolacha. Esta le confiere a la sopa su color rojo, su sabor y su sabroso aroma.

Preparación: cortar en cuadraditos 250 g de loncha de jarrete con hueso (osobuco o chamberete) y cocer en una olla con 2 litros de agua durante una hora a fuego medio. Quien lo desee puede cocer también el hueso, ya que le da al caldo un sabor adicional. Cortar en cuadraditos 50 g de patatas, 100 g de remolacha y 100 g de repollo, y añadirlo todo al caldo. Cortar en tiras una cebolla, una zanahoria y media raíz de perejil. Sofreír todo en una sartén con algo de aceite, una cucharada de concentrado de tomate y una cucharadita de vinagre. Añadir algo de caldo y dejar hervir a fuego lento tapado durante 20 minutos, solo después añadir al resto de la sopa. Condimentar con sal y pimienta. Antes de servir echar al plato una cucharada de nata (crema de leche) agria, ajo cortado e hierbas frescas. Solo después llenar el plato con la sopa.

Japón: la sopa de miso

La sopa de miso es un plato nacional japonés. Los japoneses la toman incluso para desayunar. La sopa obtiene su característico sabor a través de un caldo de pescado y la pasta de soja denominada «miso». Tradicionalmente se come con palillos y se sorbe haciendo ruido.

Nuestra receta: cortar 2 cebolletas (cebolla larga o cebollín) y 100 g de tofu en trocitos. Calentar 600 ml de caldo de pescado en una olla, añadir la cebolleta y el tofu, y hervir a fuego lento todo durante 5 minutos. Mezclar 2-3 cucharaditas de miso. Añadir 50 g de setas shiitake secas así como 5 hojas de wakame (un tipo de alga seca, se pueden comprar en tiendas de productos naturales y asiáticos). Condimentar con salsa de soja y el zumo de media lima. A elección se puede refinar la sopa con sésamo tostado en la sartén. La receta es para unas dos personas.

Por cierto: la base de toda sopa debe ser una abundante ración de verduras, para que así llegues a tu ración diaria de verduras. Justo ahora en invierno es especialmente importante, ya que nuestro sistema inmunitario es más propenso a los patógenos. Durante la preparación, asegúrate de que la sopa no se encuentre expuesta a temperaturas demasiado altas durante demasiado tiempo, para que las vitaminas y los minerales se conserven lo mejor posible. Se recomienda llevarlas a ebullición y luego dejarlas hervir a fuego lento a baja temperatura.

¿Cuáles son TUS sopas favoritas en las épocas frías del año? Y, según tu opinión, ¿qué ingrediente no puede faltar en ninguna sopa? Deja un comentario aquí.