Olvídate de los buenos propósitos para el Año Nuevo. Aquí te enseñamos a empezar bien el año.

Get Coach Women 1

Piensa en tus propósitos para el Año Nuevo. ¿Qué piensas hacer para que este año sea diferente? ¿Qué objetivos te vas a marcar? Ahora, piénsatelo otra vez. ¿No son los mismos propósitos que el año pasado? ¿Y el año anterior? No dejes que 2016 sea igual a los demás. No dejes que tus deseos se conviertan en objetivos pasajeros que nunca se materializan. Este año, hazlo de otra forma. Haz que tus sueños se conviertan en tu mayor impulso, y sigue adelante. Estamos aquí para ayudarte a conseguirlo. Todo empieza descartando esos buenos propósitos tan inútiles y apuntando más alto para este Año Nuevo.

Comprométete de por vida. No valen los propósitos para el Año Nuevo

El 60% de los propósitos para el Año Nuevo fracasa. ¿Por qué? Porque eso es lo que espera la gente de ellos. Los propósitos para el Año Nuevo están hechos para incumplirse, así que nadie los toma en serio. Lo que de verdad quieres lograr no es un deseo sin sentido. No es un objetivo pasajero. Implícate al 100%. A largo plazo. Ser grandioso y vivir una vida plena y feliz: esos son los cambios a los que deberías aspirar. Pero te llevarán mucho más que solo un año. Esta es tu vida. Comprométete para que sea grandiosa. Y adopta ya esa forma de pensar.

Olvida 2015

Concéntrate en el futuro, en vez de dedicarle tu atención al pasado. Para algunos, quizás este haya sido el peor año de su vida. Por desgracia, no puedes hacer nada para cambiarlo. Pero ahora tienes el poder de convertirlo en la fuerza que te mueve. Deja que sea lo que te motive para que este año sea aun mejor. En vez de estancarte pensando “2015 fue el año que fracasé”, piensa “2016 es el año en el que voy a dominar mi propio destino”. Olvídate de si perdiste el control, ahora es el momento de recuperarlo. Deberías considerar el 2015 como tu precalentamiento. Has aprendido de este año. 2016 es lo que de verdad importa ahora.

Graba a fuego lo que quieres conseguir

En cuanto llegue el 1 de enero, reserva las vacaciones de verano en ese sitio al que siempre quisiste ir. Apúntate a la media maratón en la que nunca conseguiste correr. Así, incluso en los peores momentos, siempre tendrás algo para lo que trabajar. Algo que desear.

No caigas en los trucos rápidos de Año Nuevo

Todos hemos oído alguna vez aquello de “Año Nuevo, vida nueva”. Todo el mundo quiere ponerse en forma. Perder peso después de Navidad y a tiempo para el verano. Por desgracia, eso allana el camino para “trucos rápidos para adelgazar”. No caigas nunca en ninguno de ellos. ¿Por qué? Porque lo fácil nunca funciona. Y punto. Todo atleta profesional, incluso tu ejemplo a seguir, te dirá que para conseguir estar donde quieres estar, tendrás que aportar mucho trabajo, dedicación y persistencia a largo plazo. No 4 días. Siempre es mejor trabajar mucho para conseguir algo que te recompensará tarde o temprano, que perder el tiempo en algo que no lo hará nunca. Recuérdalo.

Comienza este año como quieres que termine. La vida tiene mucho que ofrecerte. Solo tienes que confiar en tu trabajo y en tu persistencia. Soportar el dolor. Luchar contra la frustración. Convierte este año en el que tus sueños más salvajes se convierten en realidad. Imagínate a lo que podrás apuntar el año próximo. ¿Estás preparado para enfrentarte al 2016? Vamos allá.