“Combatí el sobrepso sin mirar atrás. Actuando”: La historia de Oswaldo

Header4

Hola, soy Oswaldo, un ingeniero electrónico de Ecuador. Soy el gordito que hace un año pesaba 105 kilos. Un día en el que no pude ni siquiera jugar fútbol como lo hacía eventualmente, me propuse encontrar la manera de mejorar mi salud con algo innovador, algo que se ajuste solo a mí. Entonces conocí Freeletics.

Siempre he sido una persona robusta, pasado de peso, pero había llegado a mi límite: recién casado, con un hijo y 105 kilos a cuestas.  Siempre había tenido arranques de entrenamiento: me inscribía en los gimnasios, ingería productos milagrosos para bajar de peso, pero mi disciplina nunca había superado el par de meses de dedicación, por lo que el resultado siempre era el mismo. La  vida sedentaria y el  alcohol regresaban a mi vida de inmediato.

Conversando con dos grandes amigos: el uno que era una persona siempre activa y su hermano, que tenía ya casi el mismo problema de sobrepeso que yo, me comentaron que la aplicación de Freeletics Bodyweight podía ayudarme y podría entrenar como quería: solo. Porque llegue a ese punto en el que mi autoestima no me permitía verme entrenando junto a alguien más. Una vez iniciado mi nuevo estilo de vida, vi la historia de Levent. Él no sabe que existo, pero fue la pieza clave en mi éxito.

Nunca imaginé que Freeletics cambiaría tanto mi vida. Recuerdo claramente que mi primer WO, fue la temible Aprodhite, en la sala de mi departamento. Hasta ese momento solo me atrevía a hacer trote leve. Nunca olvidare que lo completé en una hora con quince minutos. Desde ese mismo momento mi compromiso fue enorme. Mi familia fue un pilar fundamental, ellos apoyaron todo mi proceso.  Ahora, hasta mi hijo menor se ofrece siempre como compañero de entrenamiento y como peso adicional en Pullups y Pushups.

La parte más difícil fue la alimentación, y es que 27 años de una vida de malos hábitos no se cambian de la noche a la mañana. Actualmente la industria alimentaria se ha propuesto aumentar sus ganancias independientemente de si es perjudicial o no para la salud de las personas. Hay que ser muy selectivo con la alimentación. Me eduqué sobre nutrición y cómo aplicarlo en mi vida. Me sometí a un proceso experimental: eliminé el azúcar y las bebidas azucaradas, reduje carbohidratos refinados supliéndolos por versiones integrales, eliminé el alcohol, eliminé el cigarrillo, aumenté el consumo de proteína y mejoré el desayuno. No hay pastillas mágicas, no hay resultados instantáneos, se trata de pura dedicación y esfuerzo.

Ahora, con 30 kilos menos y siendo una persona activa, pienso en ‘trail’ de montaña, correr en un maratón y hasta lo que siempre había soñado hacer: participar en los gloriosos Spartan Race. Sé que estoy en el camino indicado. No se trata de privación, se trata de conversión es un estilo de vida único y tenlo por seguro: cada sudor, cada mañana de dolor, combatir el cansancio será lo que te llevará a la gloria.

Y como no, las cosas buenas hay que compartirlas. Ahora tenemos nuestro grupo de entrenamiento de Freeletics en Cuenca, donde lo practicamos todas las semanas, de lunes a viernes. Además hemos motivado la creación de nuevos grupos en Ecuador. Me gusta entrenar solo, pero disfruto mucho más entrenando en grupo. Es increíble tener un apoyo, gente que valore y comprenda tu esfuerzo, y ayudar a los demás.

Además, con Freeletics no hay fronteras, no hay barreras. Somos una familia y todos hablamos el mismo idioma. Conocí personas de España, México, Colombia, Alemania; en fin, una lista interminable de personas que comparten la misma pasión por Freeletics. Nos apoyamos, nos ayudamos, tratamos de compartir los consejos que nos funcionan, independiente de donde estemos.

Freeletics no es una moda, no es milagro. Es constancia, esfuerzo, dedicación y compañerismo.  La respuesta vino de mí interior. Mi mente y cuerpo me demostraron que yo, una persona común y corriente, también lo pudo hacer. No debemos esperar por nada, tenemos que tomar acción por nosotros mismos. Después de todo tus propios éxitos y tus fracasos son los únicos que te ayudarán a superarte.

#ClapClap Oswaldo. Su inspiración es la razón por la que muchos Atletas Libres siguen luchando más allá de sus primeros logros. Síguelo en la app y acompáñalo en su trayectoria. La mejor versión de ti mismo está esperándote. ¿A qué esperas?