Entrenamiento con el peso del cuerpo y running: Una combinación óptima

¿Qué define el ser un atleta? Ya sabes la respuesta: ¡la decisión! Tú estableces un objetivo y decides perseguirlo con determinación, dedicación y fuerza de voluntad. Pero, ¿cuál es ese objetivo?

Las cuatro características de un atleta

Hemos definido cuatro características en las que todo Free Athlete debería trabajar: velocidad, movilidad, fuerza y resistencia.

El objetivo de cada Free Athlete es desarrollar estas habilidades y mejorarlas poco a poco. Por eso, un Free Athlete no tiene solo un objetivo, sino cuatro. Reconocer tus puntos fuertes y débiles, tener la fuerza de voluntad para trabajar en ellos e ir más allá de tus límites también forma parte de esto. Un Free Athlete conoce su cuerpo y sabe de lo que es capaz; y todo volviendo a la base del movimiento humano.

¿Por qué entrenar solo con el peso del cuerpo?

Para alcanzar los objetivos mencionados, la mejor elección que puedes hacer es entrenar solo con el peso del cuerpo.

Así no te distraes con máquinas o pesas enormes y solo trabajas con lo que te ha dado la madre naturaleza: tu propio cuerpo. No realizas movimientos que no son naturales sino aquellos para los que se creó el sistema muscular. No entrenas músculos sueltos sino grandes grupos y cadenas musculares, que trabajan juntos de forma funcional. Debido a que las secuencias de movimiento pueden hacerse bastante complejas, el cerebro y el cuerpo tienen que trabajar muy juntos. El resultado: mayor movilidad, coordinación y agilidad, mayor inteligencia de movimiento. En primer lugar, esto significa que puedes aprender nuevos patrones de movimiento más rápido. En segundo lugar, tu postura corporal y la forma de caminar mejorarán y las actividades diarias te resultarán más fáciles y naturales.

En resumen, tu conciencia corporal aumentará. Entrenar con Freeletics con regularidad hará que, además de estar más fuerte y ser más constante (tanto en lo muscular como en lo cardiovascular), mejores la movilidad, la coordinación y el equilibrio. Cada uno de estos atributos son esenciales para entrenar todas las demás competencias de un atleta de forma correcta.

¿Y por qué practicar running?

Porque para las personas el movimiento más intuitivo de todos es correr, el running. Cuando corremos volvemos al movimiento más auténtico.

Puede que alguno conozca esta cita del atleta Emil Zátopek. Suena como una ley de la naturaleza y de hecho lo es. Tanto los antropólogos como los médicos se refieren al hombre como una «máquina de correr» por una buena razón. Aproximadamente el 70 % de los músculos se usan al practicar running (más que durante casi cualquier otro movimiento).

Por eso el running es una parte esencial de casi todos los deportes y es fundamental en un programa de entrenamiento con sentido común. Para empezar, todo atleta debe tener un nivel básico de resistencia que se puede conseguir con un programa de entrenamiento basado en sprints cortos y runs de media y larga distancia.

Una resistencia básica es muy valiosa, ya que mejora el rendimiento y la salud del corazón, la circulación sanguínea y los pulmones. El entrenamiento practicando running ayuda a aumentar el volumen del corazón y la fuerza de los latidos, hace que los vasos sanguíneos sean más elásticos e incrementa la capacidad pulmonar. Así todos los órganos del cuerpo reciben un mayor suministro de oxígeno y nutrientes, lo cual beneficia tanto al rendimiento físico como al mental, incluso mientras descansas. Libera la mente y refuerza las habilidades cognitivas. Además de reducir el nivel de hormonas del estrés y liberar endorfinas.

¿Qué tiene de especial esta combinación?

La combinación de entrenamiento con el peso del cuerpo y el running fortalece los músculos y los hace más resistentes a la vez, que es la base del atletismo. Muy pronto, en otro artículo, te explicaremos más sobre este proceso y los distintos tipos de fibra muscular que están involucrados.

El entrenamiento practicando running ayuda a que completes los workouts con mayor facilidad. Como la respiración se vuelve más controlada y eficaz, los músculos reciben mayor suministro de flujo sanguíneo y pueden recuperarse más rápido. Para resumir: aumenta tus niveles de resistencia incluso durante los workouts.

Y por otro lado, el entrenamiento con el peso del cuerpo también mejora el equilibrio, la coordinación y la agilidad para practicar running. Puedes evitar obstáculos con mayor facilidad y velocidad, tus pasos son más seguros. Las articulaciones y ligamentos se fortalecen y trabajan de forma más eficaz. Tu técnica para practicar running sigue mejorando con el tiempo. Como puedes ver, existe una relación recíproca entre el running y el entrenamiento con el peso del cuerpo: uno se apoya en el otro y viceversa. Y Freeletics contiene los dos.

¡Sin excusas!

Puedes correr haga el tiempo que haga, en cualquier momento y en cualquier lugar. El aire fresco y el cambio de ambiente intensifican todos los efectos mencionados.

No te desanimes si te resulta difícil al principio, sobre todo en las runs más largas. Es importante que realices descansos en los que camines en lugar de correr, y eso puede incluso ayudarte a mejorar tu rendimiento. Lo importante es que no te pares. Con el tiempo necesitarás menos descansos. Esto ya lo sabes del entrenamiento de Freeletics: después de unas cuantas sesiones, la resistencia mejora muchísimo.

La madre naturaleza te ha proporcionado el mejor aparato para entrenar que existe: tu cuerpo. Da las gracias por ello y muéstralo sacándole todo el provecho que puedas. Velocidad, movilidad, fuerza y resistencia: las cuatro características que marcan la diferencia entre un atleta del montón y un Free Athlete. El running no es una adición, sino parte de Freeletics. No es un extra (que te puedes saltar a veces), sino un elemento crucial para llevar un estilo de vida atlético, mejorar tu rendimiento y tu apariencia física.

Si quieres saber más sobre este tema, haz clic aquí y aquí.


knowledge
1
2
3
post