Consigue tu Coach

5 tecnicas para combatir la pereza

couch_potato.jpg

Cuando te fijas propósitos de fitness, lo ves todo color de rosa. Tienes esperanza, emoción y muchos planes, ¡lo cual es importante y genial! Esta energía puede ayudarte a dar los pasos necesarios para convertirte en tu mejor versión.

Sin embargo, lo que no tienes en cuenta es el hecho de que, en ocasiones, la realidad no se ajusta a lo que habías imaginado.

Comprometerse a hacer ejercicio y vivir de manera más saludable no se limita solo a un breve período de tiempo lleno de entusiasmo al inicio del año (o en cualquier otro momento en el que finalmente decidas y digas: «¡Lo haré! ¡Me pondré en forma y me sentiré genial!»)

Para que eso suceda, debes hacer ese compromiso ambicioso (bastante fácil y divertido) y continuar con una serie de compromisos más pequeños (que no siempre son tan fáciles ni tan divertidos).

Como esos momentos tan mundanos en los que tienes que levantarte temprano por la mañana para entrenar, realizar ejercicios difíciles, encontrar un hueco para despejar la mente a pesar de todas las responsabilidades... ¿Te haces una idea?

Lo malo es que siempre elegimos el camino más cómodo en lugar del camino del progreso. En otras palabras, nuestra pereza acaba mandando sobre nosotros.

Tu mente te dice que entrenes, de forma regular y con determinación... pero tu lado perezoso te encadena al sofá o te obliga a pulsar el botón de repetición una y otra vez.

Afortunadamente, existen técnicas en las que puedes confiar para superar esta temida pereza y poder progresar, tanto dentro como fuera del lugar de entrenamiento. Sigue leyendo y echa un vistazo a nuestra lista de consejos para asegurarte de que la pereza no te diga lo que tienes que hacer en tu trayectoria de fitness.

Las técnicas más eficaces:

Recurre al diálogo interno para obtener la motivación de alguien muy especial: tú

El diálogo interno es una práctica muy sencilla, pero muy eficaz.

En realidad, esta práctica consiste en un diálogo contigo mismo que te permite ser tu propio guía y darte apoyo durante tu trayectoria. Si lo realizas correctamente, esta práctica refuerza los pensamientos positivos que te ayudan a tener motivación, recordar cuáles son tus puntos fuertes y a encontrar el ritmo ideal para tus actividades de fitness.

Esta técnica la utilizan muchas personas, incluidos los atletas olímpicos y las fuerzas especiales del ejército, para aumentar la concentración y la determinación durante el entrenamiento o para completar una misión en los momentos más importantes.

Aquí te contamos cómo puedes empezar a practicar el diálogo interno para aumentar la motivación:

  • Observa cuando te digas algo muy negativo y adapta tu lenguaje para que sea más realista. Por ejemplo, si después del trabajo te dices a ti mismo: «He agotado toda mi concentración, no podré entrenar», intenta cambiar la frase diciendo: «¡Será difícil concentrarme durante este workout, pero lo haré lo mejor posible y después me sentiré genial!»
  • Ten a mano un diario de gratitud o de positivismo y escribe notas destacando lo que hiciste bien durante el día y aquello por lo que te sientes agradecido. Asegúrate de incluir también reflexiones sobre tus entrenamientos y decisiones que hayan tenido un impacto positivo en tu salud, como evitar los dulces o planificar los entrenamientos y las comidas durante la semana.
  • Invéntate un mantra corto y personal que puedas repetir durante el entrenamiento. Intenta hacerlo positivo y breve, para que puedas utilizarlo cuando las cosas se pongan difíciles o necesites avanzar para conseguir tus objetivos.

Visualízate alcanzando el éxito

Es posible que hayas escuchado a la gente decir que visualizar el éxito es el primer paso para lograrlo. La veracidad de estas declaraciones está sujeta a debate, pero es innegable que las personas que visualizan su éxito tienen más probabilidades de lograr sus objetivos o, al menos, destacar en su búsqueda.

La técnica de la visualización consiste en proyectar pensamientos relacionados con el éxito. El término puede inducir a error, ya que podría sugerir que esta práctica consiste simplemente en visualizar imágenes en la mente. De hecho, la visualización también incluye la memoria sensorial.

Por ejemplo, la visualización ayuda a recordar la sensación de contracción y relajación en los músculos isquiotibiales y cuádriceps al subir corriendo una colina cuando estás en el gimnasio entrenando las piernas, o cuando te estás preparando mentalmente para una carrera y piensas en la ruta que tendrás que realizar.

El diálogo interno es una técnica sencilla pero eficaz.

Si quieres aprender más sobre la visualización guiada, escucha los episodios del Coach mental sobre la visualización.

Conecta con otros amantes del deporte

Los seres humanos necesitamos socializar, y pertenecer a una comunidad estimula nuestro sentido de pertenencia y el deseo de ayudar a otros miembros del grupo.

Por eso, entrenar y comprometerse con un estilo de vida más saludable es, por naturaleza, más fácil cuando se forma parte de un grupo. Si interactúas con personas que tienen objetivos y hábitos saludables similares a los tuyos, puedes contar con su apoyo, ya que te ayudarán a lograr grandes cosas y mantener tu compromiso.

¡Es muy fácil unirse a grupos de entrenamiento! En todas partes hay comunidades de fitness adecuadas para todo tipo de intereses y personalidades. Dedica algo de tiempo a investigar por Internet y pídeles a tus amigos que te ayuden a encontrar uno que sea adecuado para ti y que te ayude a seguir con motivación y concentración.

Uno de los puntos fuertes de Freeletics ha sido siempre la Comunidad de Atletas Libres, dinámica y positiva. Su objetivo es motivar a personas de todos lados para que se conviertan en su mejor versión. Si estás buscando compañeros de entrenamiento para romper la monotonía o quieres conocer a otras personas durante tu trayectoria, busca nuestra Comunidad en Facebook y ¡no olvides ponerte en contacto con otros atletas en la aplicación!

Para terminar, sigue nuestros entrenamientos en directo en YouTube, Instagram y Facebook para conocer a algunos de nuestros Embajadores de Freeletics y entrenar al mismo tiempo que otras personas por todo el mundo.

Ten una cita contigo mismo

Hacer planes es fundamental para superar la pereza. Por ejemplo, apuntar tus entrenamientos en tu calendario es una manera excelente de hacer que tu compromiso sea más real y concreto.

Encuentra el mejor momento del día para ti, y mantén tu «cita» como si quedaras con alguien. Es una cita con tu salud.

Si a la hora de entrenar sigues dudando, inicia el proceso y confía en tus habilidades, ¡continuarás tu sesión de entrenamiento y darás lo mejor de ti! Ponte la ropa de deporte y dirígete a la zona de entrenamiento. Incluso si no tienes ganas de hacer ejercicio, una vez que te hayas puesto la ropa y estés en el lugar elegido para entrenar, las cosas seguirán su curso; si Freeletics ya es parte de tu rutina, iniciar la aplicación y concentrarte en tu calentamiento, enfriamiento y otros ejercicios te pondrán en modo entrenamiento.

No olvides recargar las pilas

Para terminar, organiza los días de descanso. Seguro que a veces ejercitas en exceso, y aunque también puedas mantener la motivación alta y acabar con la pereza, intenta seguir una rutina de entrenamiento equilibrada para no lesionarte y agotarte.

Además, es más fácil motivarse para entrenar cuando sabes que tienes días de descanso entre medias.

No son solo una «recompensa». Tu cuerpo los necesita de verdad.

Tómate unos días de descanso y decide cómo emplear el tiempo que habrías dedicado al entrenamiento. Es posible que quieras reflexionar sobre tu progreso o relajarte y realizar una actividad que te haga feliz.

Con el tiempo, podrás estar motivado y hacer que las cosas funcionen de manera más constante si incorporas días de descanso en tu entrenamiento.

Di adiós a la pereza

La próxima vez que sientas que te falla la motivación, o que no puedes empezar, echa mano de estas técnicas para ayudarte a seguir adelante. Empieza con una o dos y después más, y pronto verás que se pueden aplicar en otras áreas de tu vida en las que necesites un extra de motivación.

Prueba Freeletics ahora