Consigue tu Coach

4 sencillos trucos para entrenar la fuerza de voluntad y el autocontrol

Blog Header21

¿Te cuesta mucho cumplir tus compromisos? ¿Luchas por ir por el buen camino y resistir la tentación cuando se te pone justo delante? Pues ya no. Porque, por suerte para ti, puedes mejorar tu autocontrol.

¿Qué es la fuerza de voluntad?

La fuerza de voluntad es la capacidad de resistir a las tentaciones a corto plazo para alcanzar los objetivos a largo plazo. La capacidad de determinar tus acciones. Cada vez que tomas una decisión, ya sea qué día no entrenas, qué vas a cenar o cuándo te vas a ir a la cama, estás ejercitando tu fuerza de voluntad. Piensa que es como un músculo. Un músculo que si se sobrecarga puede fatigarse y dejar de funcionar. O como la energía, que es una reserva limitada y puede acabarse. Pero también puede fortalecerse o recargarse. Aquí tienes 4 maneras de entrenar la fuerza de voluntad y el autocontrol.

Trabaja los objetivos de uno en uno

Trabaja para alcanzar tus objetivos de uno en uno. Empieza con uno pequeño y ve aumentando de dificultad. Estarás más fuerte y tu fuerza de voluntad también. Por ejemplo, una pullup, una pushup, un burpee. Practica. Pártete el alma cada día para conseguirlo. Consigue un rendimiento con estrella. Y, a continuación, pasa al siguiente objetivo. Uno más difícil para fortalecer tu fuerza de voluntad aún más.

Crea pequeños y buenos hábitos

Empieza con pequeñas costumbres que sean fáciles de cumplir. Estos hábitos fortalecen tu fuerza de voluntad más de lo que tú piensas. Si adquieres la autodisciplina y el autocontrol para hacerlo cada día, eso se extenderá a muchas otras áreas de tu vida. Los hábitos pueden ir desde hacer la cama por las mañanas, a subir por las escaleras en lugar de tomar el ascensor. Son pequeñas costumbres que generan cambios enormes.

Recompénsate

Convierte el ejercicio en un juego: busca un premio que te motive de verdad. Uno que te haga luchar y esforzarte. Porque sabes que te estará esperando en la meta. Tu comida favorita. Salir de trabajar pronto una vez a la semana. Quedarte en la cama hasta tarde el fin de semana. Cualquier cosa con la que, cuando pienses en ella, se te olvide eso de rendirte.

Alimenta tu cerebro

La naturaleza humana hace que cuando tenemos hambre tomemos decisiones irracionales. Caemos en los antojos. Y la mejor manera de no salirse del camino es alimentar al cerebro igual que alimentamos al cuerpo. Mantenlo más lleno y centrado en los objetivos a largo plazo que en unos pocos minutos de placer. Dale al cerebro alimentos ricos en proteínas y fibra para que no aparezcan los antojos. Por ejemplo aguacate (palta), brócoli, lentejas y pescado.

4 sencillos trucos para entrenar la fuerza de voluntad y el autocontrol. Pruébalos. ¿Cuáles te han funcionado? Participa y habla.

Déjanos un comentario abajo.